Impacto del 'brexit'

Las empresas ponen en duda sus sedes británicas

A la izquierda, fachada del edificio de la sede de Vodafone en Reino Unido.
A la izquierda, fachada del edificio de la sede de Vodafone en Reino Unido.

Vodafone es una de las empresas británicas más reconocidas en el resto del continente europeo y, por ello, que anunciara este martes que estudiaba mover su sede central de Londres a otro país comunitario da una muestra de lo que puede ocurrir en Reino Unido tras el triunfo del brexit. Sin embargo, el caso es el más simbólico pero no el único. Visa, Easyjet o algunas empresas tecnológicas son otras compañías que han puesto de una u otra manera en duda la continuidad de sus sedes o centros de datos en Reino Unido.

Easyjet, también británica como Vodafone, ha dejado en el aire la permanencia de su sede en este país. En concreto, la compañía cuenta con su base central en el aeropuerto de Luton, en Londres. “Queda por ver si mantenemos la sede en esta ciudad”, reconoció la consejera delegada de la firma, Carolyn McCall, esta semana a la televisión británica Channel 4.

En concreto, la directiva explicó que no se plantean mover los activos que tienen en dicho aeródromo. Sin embargo, el diario británico The Telegraph señaló que la empresa estaría buscando medidas “contingentes” para conseguir un certificado de aviación de otro país europeo, con el fin de poder acceder a la zona común aérea de la UE.

Una eventual salida del Reino Unido del mercado común tendría un impacto también en la conclusión de fusiones de multinacionales que están pendientes y que podrían afectar a la sede de las fusionadas. Es el caso de Visa. La compañía estadounidense alcanzó un pacto para hacerse con las operaciones de Visa en Europa por 21.000 millones. El acuerdo incluía la obligación de que el centro de datos de Visa, que actualmente está en Reino Unido, se quedara en Europa. Algunos medios como el ya citado The Telegraph o Sky News señalaban ayer que la salida del país de la UE supondría que este centro se llevara a otro mercado europeo. Este hecho tendría como consecuencia que “centenares” de trabajadores tuvieran que desplazarse a otra sede.

Fuentes de la compañía señalaron a dichos medios que la decisión “todavía no está tomada” y está a la espera de conocerse cuál será el estatus jurídico y legal del Reino Unido y cómo afectaría a la regulación comunitaria sobre el registro de datos. Uno de los temas más espinosos por lo que afecta a aspectos como privacidad. “Los tiempos para la salida del Reino Unido se mantienen poco claros”, señaló un portavoz de la empresa.

Al igual que ocurriera con el resto de empresas financieras, algunas ciudades, principalmente Fráncfort en Alemania, se están postulando para sustituir a la City de Londres como centro financiero de Europa. También en el caso de Visa, según señaló Sky.

Otra de las operaciones que se podrían ver afectadas por el éxito del brexit es la anunciada fusión de las bolsas de Londres y de Fráncfort. En este caso, autoridades alemanas como el BaFin, equivalente a la CNMV española, han comentado que un mercado bursátil europeo tan relevante debería permanecer con una sede dentro de la Unión Europea.

Otras empresas todavía no han valorado el futuro de sus oficinas en Reino Unido aunque analistas y medios ya sospechan que pueden estar en riesgo. Es el caso de Google. El gigante de internet ha abierto recientemente unas oficinas en Londres, en la que planea contratar a unas 2.800 personas de toda Europa, entre ellas ingenieros, según detallan a CincoDías. La agencia estadounidense Bloomberg señalaba esta semana que los planes de la tecnológica para esta instalación se podían ver alterados en caso de que la salida de Reino Unido de la UE restringiera la llegada de profesionales de otros países europeos.

Entre las firmas tecnológicas, los fabricantes surcoreanos Samsung y LG han anunciado que se plantean mover sus oficinas centrales de Londres a algún otro país en Europa. Según contaba hace unos días Korea Herald, el resultado del referéndum y su posterior ejecución, añadirán obstáculos al desarrollo económico de Samsung después de que sus ventas europeas cayeran del 21,2% global en 2013 al 12,8% del año pasado. En esta línea, el fabricante taiwanés de PC Acer ha dicho que evaluará los avances de las negociaciones entre la UE y Reino Unido. Su presidente ejecutivo Jason Chen ya ha señalado su temor a que las ventas caigan por la menor confianza del consumidor y por las fluctuaciones de la moneda británica.

  • Mercado único digital, en riesgo

Las empresas tecnológicas pueden ver como el tan ansiado mercado único digital en la Unión Europea se ve truncado por la salida del Reino Unido del marco comunitario. Un ejecutivo de Facebook señaló que las empresas están entrando en un momento de “preocupación e incertidumbre”. Según Bloomberg, esta preocupación se produce por la futura existencia de dos regulaciones distintas en Europa en campos como la protección de datos o los servicios en la nube. Este hecho haría que las empresas incurrieran en mayores costes en sus operaciones en Europa. Los analistas creen que firmas como Facebook o Alphabet (Google) pierden un aliado, ya que Reino Unido ha sido tradicionalmente más favorable a sus peticiones que otros como Francia o Alemania, más proteccionistas.