Breakingviews

Adidas y Kanye West contra Nike

El fabricante alemán de ropa deportiva ha cerrado un acuerdo con la estrella de rap justo cuando Nike ha anunciado unos débiles resultados trimestrales.

El rapero Kanye West en la presentación de su acuerdo con Adidas.
El rapero Kanye West en la presentación de su acuerdo con Adidas.

Adidas, el fabricante alemán de ropa deportiva de 28.000 millones de dólares, ha ampliado su asociación con la superestrella Kanye West justo cuando Nike presentaba unos débiles resultados. Adidas sigue siendo inferior a su rival en cuota de mercado y rentabilidad. El acuerdo con West –también conocido por ser el marido de Kim Kardashian– puede ayudar a la firma a ganarse una reputación callejera.

La forma en que Adidas anunció la alianza es apropiada para un rapero que se compara con Jesús. West diseñará zapatos y ropa deportiva para el ocio bajo su marca Yeezy. Adidas describió el acuerdo como “la alianza más importante jamás creada entre un no atleta y una marca deportiva.”

Desde la perspectiva de Nike, esto tiene que doler. Hace tres años, West se alineó con el principal rival de Adidas, pero abandonó debido a que el grupo alemán le dio más libertad creativa y derechos de autor. El lunes, Nike dio a conocer unos ingresos por debajo de lo esperado. La presión de Adidas y Under Armour está empezando a hacer efecto.

Pero el camino a la victoria sobre Nike es largo. El grupo estadounidense de 90.000 millones de dólares tiene unos márgenes operativos considerablemente más altos –que se calcula que podrían alcanzar el 14,5% en su próximo año fiscal, frente a la previsión de tan solo un 7,4% para 2017 de Adidas, según datos de Thomson Reuters–. Nike tiene una cuota del 20% del mercado de ropa deportiva en Estados Unidos según la firma de investigación NPD. Adidas es un competidor distante situado en torno al 3%.

Subestimar la popularidad de West, y a su otra mitad, sin embargo, es peligroso. Hubo cola en las tiendas para comprar sus anteriores ediciones de zapatos Yeezy. Sea cual sea la razón, la gente quiere seguir a los Kardashian.