Ocio

Veles e Vents reabre con arte, música y cocina

Edificio Veles e Vent, en Valencia.
Edificio Veles e Vent, en Valencia.

Veles e Vents, el emblemático edificio de 11.000 metros cuadrados de la 32ªCopa de América de Valencia, ubicado al lado del mar en la Marina Real de esta ciudad, reabre sus puertas. Del proyecto se encarga el Grupo Heineken, que invertirá en los próximos siete años alrededor de 5,5 millones de euros, e irá de la mano del grupo gastronómico La Sucursal.

Precisamente, los platos fuertes de este espacio serán el arte y la cocina. En estos momentos se exponen obras del escultor Miquel Navarro, en la muestra Figuras para la batalla, y del fotógrafo Jorge López Muñoz, que en El Clot (El Agujero) rinde homenaje con una serie de retratos a los habitantes de El Cabañal, un antiguo barrio de pescadores, donde se ubicó la primera fábrica de cervezas El Águila, que posteriormente se trasladó a la actual fábrica de Heineken en España, en Quart de Poblet.

También habrá conciertos, teatro, danza y una oferta gastronómica, de la que se ocupan los hermanos Javier y Jorge de Andrés, que ocupa tres espacios diferentes de las cuatro plantas flotantes del edificio. En la planta de acceso, y con vistas a la zona de carga del puerto, se encuentra el restaurante La Marítima, con vocación de ser un referente en la cocina mediterránea, y donde el arroz es el gran protagonista. Cuenta con un mostrador de pescadería para preparar pescados a la brasa y una zona de barra de tapeo.

En la primera planta de este impresionante edificio, levantado en 2006, obra de los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez, se encuentra la cervecería Malabar, un lugar para tapear de manera informal y donde el protagonismo lo tienen las distintas cervezas del grupo Heineken: Cruzcampo, Gran Reserva, De Yuste, Judas, Paulaner... Aunque también se servirá cerveza de bodega, esto significa que llegará directamente de la fábrica a cero grados y será a esta temperatura a la que se sirva. La tercera planta está reservada para la alta gastronomía, ya que hasta allí se traslada el restaurante La Sucursal, hasta ahora en el IVAM, donde se servirá, dentro de seis meses, un menú degustación y solo se atenderán mesas bajo reservas.

Por último, también hay un espacio, en la segunda planta, para la escuela de hostelería de la Fundación Cruzcampo y de la Universidad de Valencia, donde se forman desde hace 15 años profesionales de la hostelería.