Las consecuencias del referéndum británico

El ‘brexit’ golpea a las ‘startups’ del Reino Unido

El 'brexit' será catastrófico para la industria británica de las ‘fintech’, según los expertos

El ‘brexit’ golpea a las ‘startups’ del Reino Unido

La resolución del referéndum de Reino Unido de abandonar la Unión Europea ha provocado ya la reacción de las startups de ese país. Un caso entre muchos es el de Azimo, una fintech para el envío de dinero, que ha manifestado públicamente su disconformidad con los resultados. Michael Kent, consejero delegado y fundador de la firma, asegura que se sienten “tremendamente decepcionados” con la decisión de los electores británicos, “pues creemos firmemente que el mundo necesita menos barreras, en lugar de más”.

En una entrevista con CincoDías, advierte que existe una grandísima incertidumbre sobre las consecuencias del brexit. “Realmente, nadie sabe qué va a pasar ahora. Nosotros pensamos que impactará en el ecosistema de las startups británicas, especialmente en lo que respecta a financiación, ya que los inversores querrán saber qué sucede antes de arriesgar. Las startups van a necesitar actuar rápido y tomar decisiones todavía más rápido”.

Kent advierte de tres problemas fundamentales a los que se enfrentarán estas jóvenes empresas tras pulsar el ambiente que se respira entre ellas estos días: acceso restringido al enorme mercado de la UE, la imposibilidad de buscar fuera de Reino Unido talento tecnológico y un sentimiento generalizado en la gente joven sobre que Reino Unido no es un gran lugar para vivir y construir una carrera. “Nadie quiere trasladarse a lugares con miras tan estrechas”, dice.

La empresa de Kent se mueve precisamente en uno de los segmentos que más directamente pueden verse afectados por el brexit, el de las fintech, las pujantes empresas financieras basadas en soluciones tecnológicas que comienzan a comerle terreno a los bancos tradicionales.

En Europa, este sector ha venido estableciéndose con fuerza en Londres por la proactividad británica a la hora de regular y facilitar su actividad. El brexit, sin embargo, dejará a las entidades con sede en Reino Unido sin el llamado pasaporte europeo, la licencia financiera que permite operar en todo el mercado común.

En busca del mercado único

“Todas las fintech se estaban yendo allí; eran pioneros”, explicaba ayer Alain Enault, director regional para Iberia, Suiza, Latinoamérica y África de la asociación de innovación bancaria internacional EFMA. Enault y Juan Rufat, socio de banca de Axis Corporate, responsables del informe Fintech & Banca: colaboración para la disrupción, coinciden en señalar que el brexit presionará a estas firmas a establecerse en otras capitales de la Europa continental para acceder al mercado único.

“En Reino Unido la regulación es más ágil. La de otros países europeos es más antigua, menos flexible”, exponen, avanzado que “otra plaza europea podría posicionarse” ahora para captar este mercado y, aunque “hay mucha distancia con Londres, ahí están París, Ámsterdam, Berlín e incluso Madrid”, señalan. Un mercado jugoso que según su informe ha captado 14.000 millones de dólares (12.650 millones de euros) en el último año.

“El brexit será catastrófico” para la industria de las fintech, con una rebaja de 5.000 millones de dólares en inversiones en Reino Unido durante los próximos cinco años y un éxodo de firmas a EE UU u otros países de la UE, avanza un informe de la consultora William Garrity Associates.

“Tras el brexit, las startups fintech se darán cuenta de que tiene más sentido establecer una oficina dentro de la UE y las empresas ya existentes podrán reubicar parte de su personal”, expone a Bloomberg Jan Hammer, socio de la firma de capital riesgo Index Ventures en Londres, avanzando que la City corre el riesgo de dejar de ser el centro líder de las fintech.

En esta misma línea, el fundador de Azimo, señala que su empresa está en una posición privilegiada, “pues somos una startup europea con capacidad para responder rápidamente a los cambios en el mercado”. Sin embargo, advierte que se están planteando cómo organizarse para continuar ofreciendo su servicio tanto en el mercado británico como en el europeo.

“Si el acceso al mercado único desaparece, estableceremos nuestras operaciones en la UE para poder seguir dando nuestro servicio a todos nuestros clientes. Trabajamos con cientos de miles de españoles, alemanes, italianos y franceses a los que no queremos dejar atrás”. Kent destaca, pese a todo, la prosperidad del fintech en Europa. “Y como empresa paneuropea creemos firmemente que ese éxito continuará pese al decepcionante resultado del referéndum”.

A favor, la agilidad de los emprendedores

En este contexto, Stuart Watson, responsable del premio emprendedor del año de EY en Reino Unido, no parece tener dudas y asegura que los emprendedores ya deben estar explorando alternativas. “El triunfo del brexit provocará cambios inevitables en el mundo de los negocios en los próximos años, lo que podría perturbar los mercados, las cadenas de suministro, el mercado de trabajo y el entorno legislativo", destaca Watson, que añade que los grandes cambios siempre son fuente de oportunidades que los empresarios innovadores y dinámicos "saben aprovechar para prosperar”. Así, continúa, “tal vez aunque las empresas más grandes tarden tiempo en digerir la noticia e incluso ralenticen la toma de decisiones, los emprendedores serán más ágiles en cuanto a la exploración de nuevas oportunidades. Los ganadores de esta situación serán aquellos que sean capaces de encontrar buenas soluciones en condiciones de incertidumbre y ofrecer la mejor solución rápidamente al mercado".