Alimentación

Nueva Pescanova confirma las pérdidas de 6,5 millones en 2015

Ignacio González, consejero delegado de Nueva Pescanova, y Jacobo González Robatto, presidente de la compañía.
Ignacio González, consejero delegado de Nueva Pescanova, y Jacobo González Robatto, presidente de la compañía.

Los accionistas de Nueva Pescanova, sociedad que gestiona la marca pesquera y que está controlada por la banca, han aprobado hoy las cuentas del segundo semestre de 2015, un hecho que se posuso desde casi dos meses. La junta ha dado por tanto visto bueno a las pérdidas de 6,5 millones de euros. Las cuentas han sido auditadas por EY.

Pescanova SA, que engloba a los viejos propietarios y tiene el 20% de Nueva Pescanova, precisaba de estas cuentas para poder reformular las suyas, después de que EY se negara a auditarlas ante la falta de este documento. Además, este proceso era necesario para poder solicitar a la CNMV la vuelta a la cotización de Pescanova SA.

Sin embargo, esta sociedad también necesita del plan de negocio de Nueva Pescanova, algo que no llegará hasta septiembre, según avanzó Ignacio González, consejero delegado de la compañía. Por ello, fuentes de Pescanova SA ven difícil que antes de dicha fecha se pueda volver a cotizar.

Mucho más optimistas se han mostrado los representantes de los accionistas minoritarios, un colectivo que engloba a 9.000 pequeños accionistas que se vieron atrapados con el concurso de acreedores de Pescanova SA. Mantienen su intención de que este proceso concluya en julio para que se pueda desbloquear la situación de estos accionistas. Este colectivo tilda la reunión de "positiva" y remarca que hay una empresa "fortalecida" tras el concurso.

El consejo de administración, presidido por Jacobo González Robatto, ha señalado que en lo que va de año las ventas están creciendo un 4,5% frente a los "indicadores frágiles" de la economía. "La empresa está ganando cuota en todos los mercados donde opera y la rentabilidad está superando mes a mes a la del año pasado".

González ha remarcado la "fortaleza" de la marca comercial de Pescanova pese a los "momentos díficiles que ha vivido la compañía en los últimos años. "Pescanova tiene una segunda oportunidad que debe aprovechar y para ello debemos alcanzar un crecimiento sano y rentable".

Para ello, el directivo ha defendido la necesidad de aumentar las ventas e incrementar el valor añadido de los productos, fomentando la "innovación, comprensión del consumidor y ventaja competitiva".