Aerolíneas

Easyjet probará en Mallorca una base para temporadas altas

Pide rebajas tarifarias a Aena y que Reino Unido siga en el cielo único de la UE

Javier Gándara, director general de Easyjet en España.
Javier Gándara, director general de Easyjet en España.

España va a ser banco de pruebas para Easyjet, el quinto cliente de los aeropuertos de Aena por volumen de pasajeros y una de las mayores aerolíneas europeas. La compañía ha elegido Palma de Mallorca para asentar su primera base estacional, a partir de marzo de 2017, ateniéndose al fuerte componente turístico del destino. Según confirma el director general de Easyjet en España, Javier Gándara, su intención es asentar tres aviones a la nueva base, que contará inicialmente con 40 pilotos y 80 tripulantes de cabina de pasajeros (TCPs).

“Tenemos tráfico todo el año con las Baleares, pero es un destino de gran estacionalidad y eso genera ineficiencias. Instalaremos una base para las temporadas de verano y la operaremos con personal propio, que tendrá contrato local y un puesto permanente en la empresa”, explica Gándara en una entrevista concedida a CincoDías.

El proceso de selección está en marcha y los aspirantes tendrán acceso a un contrato fijo discontinuo por siete meses de actividad, de marzo a octubre, más uno previo de formación. “En Mallorca probaremos el concepto de adaptar nuestros recursos al perfil de nuestra demanda”, argumenta.

Nueve años en el mundo 'low cost'

Javier Gándara.
Javier Gándara.

Javier Gándara, de 46 años de edad, lleva 9 en Easyjet. Procedente de Fedex, fichó en junio de 2007 como director de operaciones y ascendió a la dirección general para el mercado español en 2011. Además, lidera a Easyjet en Portugal y Países Bajos.

Cree en las virtudes de la competencia en el sector aéreo; vigila más la cuenta de resultados que la cuota de mercado, y es un convencido de que las aerolíneas y sus empleados deben buscar siempre terrenos de entendimiento.

La decisión llega cuando Easyjet se ha consolidado como un actor clave del sector aéreo en España tras 20 años de operaciones. Con bases en Madrid y Barcelona, a las que se suma el futuro centro de operaciones mallorquín, la low cost espera 13,6 millones de viajeros en 2016 en el que se ha convertido en su cuatro mercado por tráfico, tras Reino Unido, Francia e Italia. El alza presupuestado es del 4%, un reto algo por debajo del objetivo medio de Easyjet en toda la red, que va del 7% al 8% de crecimiento anual durante los próximos cinco ejercicios.

Gándara matiza que el foco no está en la cuota de negocio sino en la rentabilidad y el servicio. “Llevamos cinco años marcando récord de beneficios y con una rentabilidad del capital de más del 20%. Y lo hacemos volando a aeropuertos principales y con un buen nivel de servicio. El 75% de nuestros clientes nos premia repitiendo con nosotros”.

  • Ajuste realista para Aena

Easyjet es de las que opina que Aena tiene margen para rebajar sus tarifas. La demanda del sector, a través de sus distintas asociaciones, es de un recorte del 2,59% anual hasta 2021: “Creo que la petición es realista, incluso hemos sido conservadores”. La semana pasada la CNMC hizo público un informe no vinculante reclamando un tijeretazo del 2,02% frente a la posición del operador aeroportuario de congelar precios hasta 2025. Más allá de los precios finales, para Gándara el efecto positivo es la visibilidad tarifaria a largo plazo, así como los límites impuestos a las inversiones: “Aún quedan políticos que desconocen que las aerolíneas y sus pasajeros financian las infraestructuras. Lo fácil ha sido disparar con pólvora del rey”.

La low cost británica va contra las regulaciones proteccionistas en lo que toca al capital de las aerolíneas y mercados. Easyjet nace de la liberalización de 1993, cuando el negocio se regía por convenios bilaterales y apenas podían operar vuelos regulares las aerolíneas de bandera. Ahora afronta el inesperado brexit: “Nos hemos preparado para esta eventualidad, trabajando sobre una serie de opciones que nos permitirán seguir volando a todos nuestros mercados. Estamos convencidos de que no supondrá un impacto material en nuestra estrategia y habilidad de obtener beneficios sostenibles y crecimiento a largo plazo, así como retorno para el accionista”, aprecia el responsable de la aerolínea en España.

La consejara delegada del grupo, Carolyn McCall, ya ha comunicado a la CE y al Gobierno británico la necesidad de que el Reino Unido siga formando parte del espacio aéreo único europeo, como Suiza o Noruega. “Esto permitiría a las aerolíneas europeas volar con libertad a Reino Unido y a las británicas volar sin restricciones por Europa. De este modo, los consumidores podrán continuar beneficiándose de tarifas económicas como las de Easyjet”, sentencia Gándara.

20 años desde el lanzamiento de la ruta Barcelona-Londres

Precios

Easyjet comenzó a operar en España hace 20 años con la ruta entre Barcelona-El Prat y Londres-Luton. El billete partía de 9.900 pesetas: “El avión dejó de ser un lujo cuando pusimos el vuelo al precio de unos vaqueros. 20 años después ese billete se vende a partir de 24 euros, lo que explica cómo ha evolucionado el sector aéreo”, dice Gándara.

Distancias

 Enfocada al segmento del corto y medio radio, Easyjet tiene una cuota del 9% al 10% en Europa, “por lo que nos queda margen de crecimiento en lo que verdaderamente sabemos hacer bien”, explica Gándara cuando se le pregunta por la posibilidad de entrar en vuelos de larga distancia. El factor de ocupación es del 90% y la putualidad ronda el 80%.

¿Low cost?

 “Ni nos molesta ni nos asusta la etiqueta low cost. Tenemos un modelo operativo de costes bajos y eso nos permite ofrecer tarifas baratas. Este es uno de los atractivos de Easyjet junto al servicio”. Javier Gándara afirma que el sector converge hacia el modelo de Easyjet, que además prima “la presencia en aeropuertos principales y gran número de frecuencias”.

Reto español

Para Easyjet, un objetivo de las políticas españolas debe ser acabar con la estacionalidad de un sector clave como es el turístico. El otro reto a corto plazo es ganarse la lealtad de los “turistas prestados” por otros destinos del Mediterráneo. La aerolínea ha movido 150 millones de pasajeros en 20 años desde on hacia España.

Normas