Elecciones generales

Hoy es 27J. ¿Y ahora qué?

Después de seis meses sin gobierno por la falta de acuerdo, llega la hora de la verdad

Hoy es 27J. ¿Y ahora qué?
Thinkstock

El pueblo ha hablado. Los resultados de las elecciones generales dejan claro que, si el diálogo entre los partidos no mejora respecto al de los últimos meses, iremos a las urnas por tercera vez antes de acabar el año. Ese escenario supondría un gran fracaso para el sistema político español, que demostraría no ser capaz de trasladar a las instituciones las preferencias de los electores. Pero también existe otra lectura, y es la incapacidad de los aspirantes a formar gobierno para sentarse a negociar y llegar a acuerdos.

¿Qué cartas jugará cada partido a partir de hoy lunes? Quien parece que no moverá su discurso un ápice será Mariano Rajoy.El PP se sentará a esperar y ver qué movimientos hacen los demás”, opina el sociólogo e investigador de la Universidad de Ginebra y editor de la web Politikon.es, Jorge Galindo. Los populares saben que no tienen opciones de pactar a no ser que Rajoy dé un paso al lado, cosa de la que no hay indicios que vaya a suceder. Por su parte, “Ciudadanos apelará a su papel simbólico, jugando a ser el facilitador de una posible gran coalición. En cuanto a Podemos, ya dejó claro en la campaña que apuesta por gobernar con el PSOE”, describe Galindo.

La gran incógnita será ver qué perfil adoptan los socialistas. Ninguna de las opciones que tienen encima de la mesa (pactar con Podemos, facilitar un posible Gobierno del PP con su abstención o integrarse en una gran coalición) son de su agrado. Sin embargo, pese a que la posibilidad de que Reino Unido saliera de la UE no ha pesado en el debate de los candidatos durante la campaña, puede ganar trascendencia en las próximas semanas, alternado los equilibrios de poder dentro de la formación de la rosa. “Si el brexit desencadena una crisis económica bestial, la parte del PSOE más proclive a dejar que gobierne el PP puede ganar peso”, augura Galindo. En ese escenario, la gran coalición de populares, socialistas y ciudadanos estaría más cerca de hacerse realidad.

Otra herramienta que todavía no han explotado Pedro Sánchez y su equipo es subrayar las contradicciones internas de Unidos Podemos. “Ya no se trata solo de que el partido que lidera Pablo Iglesias sea la suma de varias formaciones, sino que además Izquierda Unida tiene sus propias ideas sobre varios temas”, incide el sociólogo.

Pero lo que deben hacer a partir de hoy los cuatro candidatos, opina el profesor del IESE Guido Stein, es dejar de hacer campaña. “Ya ha habido elecciones, y hay que dejar de hacer política. Es la hora del sentido común, de la realidad”. En su opinión, debería haber una serie de prioridades para llegar al entendimiento. En primer lugar, España y los españoles, y en segundo lugar, a los más desfavorecidos por delante de aquellos que tienen una situación más acomodada. En tercer lugar, y tal y como adoptó el médico griego Hipócrates en su juramento hipocrático, “no hacer daño, no tomar medidas que vayan a dañarnos”. Por último, recuerda Stein, deben hablar los unos con los otros para acercar posturas. “Todos tienen que sumar y en esa aproximación, dado que el paso del tiempo y el cambio de circunstancias hacen que las cosas que no eran posibles antes puedan serlo antes, hay que ver las prioridades”, afirma el docente. Y apostilla: “¿No queremos ser jóvenes, modernos y creativos? Si todo esto ocurre puede haber un entendimiento entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias”.

Por su parte, el profesor de liderazgo del IE Business School, Juan Carlos Pastor, señala que deben cruzar una línea difícil, sobre todo cuando se han hecho proclamas fundamentalistas de cara a las bases del partido. “Deberían haber utilizado otro lenguaje menos tajante y haber dejado puertas abiertas para una posible negociación”. Cree, por ejemplo, que algunos de los candidatos, si cambian de actitud, pueden ver dañada su imagen, “ya que perdería credibilidad, un arma importante para poder influir”, afirma Pastor.