Supervisión

Nouy pide ligar el salario de los banqueros al riesgo

Una reunión con más trascendencia de la que los bancos preveían, o por lo menos eso ha asegurado alguna que otra entidad. Las casi 130 instituciones financieras que supervisa el Banco Central Europeo (BCE) se dieron cita el pasado jueves –justo el mismo día en el que los británicos votaban la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE)–, en Fráncfort.

El objetivo era insistir en la importancia que tiene para el BCE la gobernanza en las instituciones financieras, para lo que reclamó otra vuelta de tuerca en los consejos de administración de estas entidades, además de mayor información. Pero pidió que las remuneraciones que cobran los banqueros, consejeros y directivos no solo estén vinculadas a los resultados que obtienen las entidades, sino también que se referencien al marco del apetito al riesgo del banco.

Recalcó la importancia de la gobernanza para el BCE y la llegó a calificar, de hecho, de prioritaria para el supervisor. Insistió en que el BCE ha fijado como una de sus prioridades para este año y los próximos endurecer los controles internos de las entidades financieras, con el reforzamiento de sus gobiernos corporativos. Así lo comentó al sector a principios de año y lo incluyó en las cinco áreas prioritarias de supervisión para los próximos ejercicios: modelo de negocio, riesgo de crédito, adecuación de capital, gobernanza de los riesgos y calidad de los datos, y liquidez.

En la reunión, Nouy explicó que de media, el análisis que había realizado el BCE a los consejos de administración de las diferentes entidades había sido positivo, aunque matizó que cada banco “había lo que tenía que hacer”, ya que cada uno había recibido las recomendaciones pertinentes por parte del supervisor. En España, por ejemplo, ha pedido en general que la banca aumente la presencia de la mujer en los consejos.

Nouy insistió en que los bancos europeos en general, tenían que diversificar aún más los conocimientos de los consejeros, o lo que es lo mismo, tenían que incluir representantes en el máximo órgano de gobierno de la entidad que controlasen diferentes sectores. Pidió también que dedicasen más tiempo al acceso a la información. Considera que los consejeros tanto ejecutivos como no ejecutivos deben conocer todas las decisiones de los directivos de la entidad. No vale escudarse en que la decisión no pasó por consejo. Reclamó, incluso, más control sobre las decisiones de los directores generales de las entidades financieras en las que se sientan. Incluso, pidió que critiquen sus actuaciones si así lo consideran.

El BCE sabe como operan los consejos de administración de las diferentes entidades, no solo por los test o inspecciones que ha realizado en el último año, sino también porque inspectores de este organismo han asistido en directo a algunos consejos, tanto el pasado ejercicio como en la actualidad.

Danièle Nouy exigió a todos los bancos que pusieran todos los controles posibles ante lo que se conoce como el apetito al riesgo. E insistió en incluir este concepto como una de las referencia en los bonus que reciben los banqueros a finales de año. La responsable de la supervisión de la banca europea también explicó la necesidad de que los consejeros tengan una visión global de la política de capital y de liquidez del banco, como del riesgo no financiero, como el tecnológico, los legales o reputacional. Eso sí, el jueves no se habló, por lo menos en la reunión de la posible salida de Reino Unido de la UE.