Sociedad digital, la gran ausente en los debates

El futuro Gobierno deberá diseñar un plan de choque para que el país no se quede atrás en transformación digital. España ocupó en 2015 el puesto 15 en el índice de digitalización de Europa DESI, por debajo de la media.

  • Elecciones
    1Mariano Rajoy, presidente en funciones, se prueba unas gafas de realidad virtual.
  • Elecciones
    2Digitalización del país 

    Las economías avanzadas han dejado clara la correlación entre economía digital y PIB. Según el World Economic Forum, un aumento de un 10% en el índice de digitalización de un país genera un incremento de un 0,75% en el PIB per cápita y un descenso del 1,02% en la tasa de paro. Pero en España, quedan muchos deberes por hacer.

    El Gobierno en funciones presume de haber logrado avances importantes en el ámbito de las telecos y la sociedad de la información desde que se adoptó en 2012 la agenda digital para España, con datos como que nos hemos convertido en el país europeo donde se ha producido un mayor despliegue de fibra (superando los 20 millones de accesos) o que el 80% de la población ya dispone de cobertura 4G. También resaltan que la facturación del ecommerce se ha incrementado en más de un 75% en la legislatura y que un 50% de la población utiliza servicios de Administración electrónica. Pero estos datos no convencen.

     

     

  • Elecciones
    3Despliegue de redes 

    La patronal tecnológica Ametic recuerda que en 2015 España ocupó el puesto 34 en el Networked Readiness Index y el puesto 15 en el índice de digitalización de economía y sociedad de Europa (DESI), “por debajo de la media europea y muy lejos de donde necesitaríamos estar para poder afirmar que estamos y estaremos entre los países desarrollados”, dicen.

    También desde Astic, la asociación de profesionales públicos de las tecnologías de la información, hablan abiertamente de “legislatura fallida” y ponen sobre la mesa dos hechos preocupantes que también revela el último índice: el nivel relativamente bajo de competencias digitales que obstaculiza el desarrollo de la economía digital en España, cuando el 90% de los empleos requerirán a medio plazo habilidades informáticas básicas. Y el bajo nivel de inversiones en TIC en España, por debajo de la media de la zona euro ya antes de la crisis.

  • Elecciones
    4Las TIC, palancas del cambio 

    Las voces críticas de estas organizaciones y de otras muchas que alertan de la urgencia de que España no deje escapar la revolución digital si quiere ser competitiva, ha llevado a los partidos políticos a incluir en sus programas propuestas que toman las TIC como una palanca de cambio.

    “Valoramos positivamente que las tecnologías de la información y los procesos de transformación digital sean parte de los programas, pero aún queda mucho para que esté en el primer nivel de prioridad que se merece, como muestra su ausencia de los debates entre los líderes”, dice José Antonio García, presidente de Astic, que urge al futuro gobierno a mejorar el despliegue de infraestructuras e impulsar su uso. También el presidente de Ametic, José Manuel de Riva, reclama que la tecnología digital sea una cuestión de Estado.

     

     

  • Elecciones
    5Impulsar la educación digital 

    Ante estos retos, el PSOE plantea activar planes para reducir la brecha digital con acciones específicas destinadas a los colectivos con más riesgo de exclusión digital:personas mayores, con bajo nivel de estudios, el espacio rural, autónomos y/o micropymes sin presencia en la red o uso de herramientas TIC para productividad.

    Promete impulsar el plan Educación Digital para incorporar el uso de las tecnologías en el proceso de aprendizaje y crear nuevos perfiles formativos que den respuestas a las necesidades de la era digital; fomentar la cultura emprendedora e innovadora, y asegurar un marco estable de demanda pública de bienes y servicios innovadores “al que dedicaremos al menos el 3% de las nuevas inversiones públicas”. También aprobará una Ley para regular el desarrollo de los derechos digitales, entre ellos el derecho a la formación digital, la neutralidad de la red o el derecho al olvido.

  • Elecciones
    6Universalizar la cobertura 

    El PP tiene entre sus compromisos generalizar el uso de internet a velocidades ultrarrápidas e impulsar la presencia de las pymes en las grandes plataformas de comercio electrónico para internacionalizarse, así como la utilización de los servicios en la nube para mejorar la productividad.

    En su programa, destacan la iniciativa Industria Conectada 4.0 para incorporar la tecnología en los procesos productivos, y sus planes de conectividad ultrarrápida para colegios, centros de salud y bibliotecas, y para la conversión en ciudades inteligentes todas las localidades de más de 50.000 habitantes.

    También prometen desarrollar el plan de banda ancha ultrarrápida para universalizar la cobertura de la telefonía móvil 4G, extender la cobertura de las redes de fibra óptica de muy alta capacidad e impulsar el 5G para desarrollar el internet de las cosas.

  • Elecciones
    7Regular la economía colaborativa 

    Unidos Podemos plantea, entre otras medidas, una nueva Ley de Propiedad Intelectual, que devuelva al poder judicial la competencia exclusiva de decidir qué webs y servicios online infringen la normativa, deshaciendo la atribución que la ley Sinde-Wert hizo a una comisión dependiente del Ministerio de Cultura.

    También promete eliminar la tasa Google, regular la economía colaborativa para dotarla de un marco legal claro, e impulsarán el emprendimiento mediante el desarrollo de hubs y clústeres de innovación.

    Plantean una “auténtica” administración digital que permita a los ciudadanos hacer cualquier trámite de forma rápida, a cualquier hora y desde cualquier lugar, gracias a una ventanilla única. Ycrearán una plataforma digital estatal de acceso a las historias clínicas.

  • Elecciones
    8Obsolescencia programada 

    Ciudadanos dice en su programa que impulsará la formación en el emprendimiento mediante plataformas online, y promete mejorar la financiación pública de sectores estratégicos a través de la creación de fondos de inversión públicos de match-funding, que coinvierta con capital especializado. Se hará siguiendo el ejemplo de los fondos Yozma de capital riesgo en Israel, referente internacional, enfocado en sectores de alta tecnología.

    Este partido también avanza que luchará contra la fabricación de productos tecnológicos con fecha de caducidad (la llamada obsolescencia programada), que afecta al planeta debido al agotamiento de las materias primas.

    Aseguran que impulsarán el despliegue de las nuevas redes de telecomunicaciones y que crearán una red de institutos tecnológicos para investigación aplicada con financiación mixta público-privada.