Referéndum en Reino Unido

Los especuladores retiran en masa sus apuestas sobre la libra

Los inversores, tanto bajistas como alcistas, protagonizan el mayor cierre de posiciones sobre la moneda británica de los últimos dos años

Descenso de los contratos de futuros 'cortos' sobre la libra esterlina
Descenso de los contratos de futuros 'cortos' sobre la libra esterlina

Brexit. No existe otra cosa en la mente de los inversores que el referéndum británico cuando apenas resta un día para la gran votación que decidirá la permanencia, o no, de Reino Unido en la Unión Europea. Las encuestas y sondeos se muestran tremendamente apretados y, sin un claro favorito, las dudas asaltan a los especuladores que pretendían obtener rentabilidad apostando por uno u otro resultado.

En la última semana, los futuros de la libra han asistido a la mayor retirada de posiciones, tanto cortas como largas, de prácticamente los últimos dos años. Concretamente, según los datos extraídos de Bloomberg, los inversores mantienen 55.134 contratos menos en futuros que apuestan a favor de una caída de la divisa británica, mientras que mantienen 51.324 menos de los derivados que apuestan por su fortalecimiento en el corto plazo.

En el acumulado de los últimos cinco días, la libra se ha anotado una subida de alrededor del 3,5%, apoyada por estos 3.810 contratos más que apuestan por su revalorización. Al cierre de ayer, los inversores mantenían 169.473 futuros bajistas, una cifra sensiblemente inferior a los 191.423 alcistas.

“La mayor parte de los inversores cree que el mayor impacto de un posible brexit se produciría sobre la libra, por lo que hasta ahora todas las miradas se han centrado en ella”, explica James Butterfill, director del equipo de analistas de ETF Securities. Según el experto, los inversores han tomado posiciones cortas en la libra buscando protección contra un posible brexit más que obtener rentabilidad.

“No tenemos noticias de clientes que activamente estén adaptando sus carteras a un determinado resultado del referéndum británico, pero hemos visto que las están planificando desde una perspectiva de riesgo”, señala Butterfill, que sostiene que gran parte de los mismos han elegido “apostar por la caída de la libra como una forma de cobertura”.

Y es que, aunque la mayor parte de las gestoras considera que el brexit no se materializará, también apuntan a que el potencial de caída de la libra si se produjera la escisión es muy superior al de subida si finalmente triunfa la permanencia. “Vemos una depreciación de la divisa de entre el 10% y el 15% si hay brexit”, apunta Thomas Strobel, economista en UniCredit, que también indica que reducirían las perspectivas de crecimiento del PIB del país para 2017 al 0%desde el 2,1% actual. Por otro lado, Enrique Díaz-Álvarez, director de riesgos de Ebury, apunta a una subida de tan solo el 4% para la libra en caso de que los británicos voten en contra del brexit.

Pero no solo en la libra radicarían los problemas de un posible divorcio de Reino Unido con la UE de cara a los inversores. Según el equipo de análisis de la gestora Lombard Odier, todos los activos con relación con Gran Bretaña se verían perjudicados. “El brexit es un tema primordial para un país que lo afrontaría en un contexto de un déficit por cuenta corriente récord, un mercado inmobiliario sobrevalorado y con un alto grado de apalancamiento de los bancos”, advierten desde la banca privada. A pesar de ello, Lombard Odier considera que, de cara a la economía mundial, el brexit no generaría un riesgo sistemático al aportar Reino Unido únicamente el 3% del crecimiento mundial.

  • El resultado, en manos de los indecisos

Todos los sondeos muestran que ninguno de los bandos cuenta con el número de votantes suficiente como para garantizarse el triunfo, al no llegar ni partidarios ni detractores del brexit a ese ansiado 50%. “Que Reino Unido salga o no de la Unión Europea dependerá de la inclinación que tomen los ciudadanos que en las encuestas aparecen como indecisos”, apunta Butterfill. Y es que, según el último sondeo realizado por Bloomberg, el porcentaje de votantes que todavía no han tomado una decisión asciende prácticamente al 11%.

“La mayoría de esos individuos históricamente han votado por el statu quo, tomando la posición más conservadora que, en este caso, sería la de permanecer en la Unión Europea”, indica Butterfill. Así, sostiene que, cuando las encuestas adscriben a estos indecisos a un voto conservador, la diferencia que obtiene la permanencia es mucho mayor.

George Soros ve una caída del 20% en la divisa

George Soros, el terror de la libra, vuelve a apostar por su descalabro. Ayer, el reputado inversor estadounidense alertó de un hundimiento en la moneda británica de hasta el 20% si el brexit se lleva a término, lo que repercutiría directamente sobre los mercados, la inversión y el empleo. Así lo ha señalado el magnate, que con un ataque especulativo logró en 1992 sacar a la libra esterlina del sistema de cambio europeo en el denominado como miércoles negro, en un artículo de opinión en el diario The Guardian, donde indica que los efectos del brexit sobre la cotización de la libra esterlina podrían ser peores que los que él mismo provocó entonces.

De esta forma, Soros apunta a que el valor de la libra descenderá “precipitadamente”, lo que tendría un impacto “dramático e inmediato”. Asimismo, considera que el Banco de Inglaterra tendría muy poco margen de maniobra para evitar que Reino Unido se encamine hacia una nueva recesión. “El brexit puede hacer muy ricos a algunos, pero la mayoría de los votantes se empobrecerán considerablemente”, subraya el magnate, que añade que los especuladores están “ansiosos” por aprovecharse de cualquier error de cálculo cometido por el Gobierno del país o los votantes. Pese a las demoledoras declaraciones vertidas por el reputado inversor, muchos son los que han alzado la voz en contra de su pronóstico, recordando asimismo que también a comienzos de año vaticinó el estallido de una nueva crisis global, ante las dudas generadas en torno al estado de la economía china, que, finalmente, no se produjo.