Fondos y Planes | En portada

Los planes de pensiones se apuntan al dinamismo

La gestión activa reclama protagonismo en un negocio caracterizado por bajas rentabilidades y escaso esfuerzo.

Los planes de pensiones se apuntan al dinamismo
Thinkstock

Gestión activa frente a pasiva. Es decir, estar continuamente atentos a oportunidades o errores para tomar decisiones de inversión –cobrando mayores comisiones– o elegir unos activos –normalmente con una rentabilidad pequeña pero previsible– y echarse a dormir. El eterno dilema en los fondos de inversión. Sin embargo, estas dos filosofías, que cuentan con partidarios y detractores, últimamente también compiten en el caso de los planes de pensiones.

Las gestoras independientes han tomado el toro por los cuernos y son las que recientemente están ofreciendo productos más dinámicos para combatir las bajas rentabilidades de los productos más conservadores. Incluso empieza a ser normal que los planes repliquen estrategias de éxito en fondos.

Es el caso, por ejemplo, de Abante Asesores. Hace poco más de un año se estrenó en el negocio de los planes con tres productos gestionados de acuerdo con la filosofía de sus fondos y hace unas semanas ha reforzado su oferta en pensiones con tres planes de autor.

También, recientemente, la aseguradora Caser –que cuenta con Caser Nuevas Oportunidades, concebido para perfiles muy agresivos– ha presentado, junto a Magallanes Value Investors, la gestora de Iván Martín, el plan de pensiones Magallanes Acciones Europeas PP, un producto gestionado bajo la filosofía value, que se caracteriza por invertir en activos infravalorados por el mercado. Lanzado en septiembre de 2015, la rentabilidad en 2016 a 31 de mayo es del 2,09%.

Empieza a ser normal que planes de pensiones repliquen estrategias de fondos

“Los planes de pensiones son un vehículo de ahorro a largo plazo. El horizonte temporal de largo plazo es idóneo para que una gestión activa, si es buena, pueda dar sus frutos”, asegura Mercedes Azpíroz, directora de relaciones con inversores de Magallanes, quien, no obstante, advierte de que la renta variable entraña un alto nivel de riesgo y, “si la edad de jubilación del partícipe es cercana, un plan de renta variable no sería la opción más recomendable para la totalidad de su ahorro”.

Otros absolutos partidarios de la gestión activa son los profesionales de Gesconsult. “Se trata de una filosofía que ayuda a crear valor a largo plazo. Creemos que la gestión activa hay que aplicarla en todas las inversiones”, asegura Pilar Bravo, directora comercial de Gesconsult. De hecho, hace un año la casa lanzó dos planes de pensiones que replican dos de sus fondos de inversión mixtos más conocidos, uno de renta fija (rentabilidad del 0,66% a finales de mayo) y otro variable (-1,66%).

“El objetivo es que el cliente se posicione en ellos y el gestor tenga flexibilidad para, de acuerdo a su visión de mercado, posicionar la cartera sin que sea necesario que el cliente vaya traspasando de un plan a otro”, explican.

Las gestoras mencionadas hasta ahora defienden la misma gestión para los dos vehículos de ahorro e inversión de los que hablamos. “En March AM no entendemos que una oportunidad de inversión que lo sea para un fondo de inversión no lo haya de ser para un fondo de pensiones. Es cierto que la reglamentación no es exactamente igual en ambos casos, pero en lo esencial sí lo es”, cree Carlos Andrés, director de inversiones de March Asset Management.

En opinión de Josep Bayarri, director de productos de Arquia Banca, “siempre y cuando aporte valor al inversor, la gestión activa es una buena idea y buena opción para intentar maximizar el rendimiento final. Eso sí, si va acompañada de mayores comisiones de gestión, debe ir también unida de unos resultados que compensen dichos costes”.

Y añade: “Evidentemente, también juega un papel relevante el horizonte temporal del ahorrador, cuanto más alejado esté de su jubilación más adecuado será este tipo de producto”.

Opiniones

Mutuactivos. “La gestión activa es clave para lograr la máxima eficiencia de una cartera de inversión, ya sea de un fondo o de un plan de pensiones”, aprecia Ricardo González Arranz, director comercial de la gestora de Mutua Madrileña.

Ibercaja. No los están recomendando, únicamente, a clientes que se encuentran muy próximos a la jubilación o que son extremadamente adversos al riesgo, ya que los de gestión activa son productos con cierta volatilidad, admiten.

Gesconsult. Que el cliente tenga información mensual sobre resultados y toma de decisiones es algo deseable también en la gestión de planes de pensiones. Algo habitual en los fondos de inversión, debe exportarse cuanto antes a los productos de ahorro, según Gesconsult.

VidaCaixa. Hay que ser más activos que nunca ahora si no queremos dar rentabilidades negativas”, afirma Eduardo Martínez de Aragón, su director de inversiones, pero “teniendo en cuenta que un plan de pensiones no debe invertir como un trader de corto plazo”.

Ser ahorrador no significa quedarse quieto

Los planes de pensiones se apuntan al dinamismo
Thinkstock

La finalidad (guardar para la jubilación) de este tipo de ahorro requiere un horizonte temporal de inversión de medio o largo plazo; sin embargo, “ello no quiere decir que la selección de activos deba quedar inmóvil en el tiempo”, apunta José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco.

En cualquier caso, para los planes, incluidos los de gestión activa, “existen distintos grados de exposición a renta variable, lo que permite cubrir las necesidades del partícipe en función de su perfil de riesgo, desde conservadores a dinámicos, y su situación personal”, resalta Manrique.

En Ibercaja, por ejemplo, cuentan con tres productos con distinto nivel de riesgo, “de modo que resultan adecuados tanto para clientes conservadores como para partícipes que aún ven lejana la jubilación y pueden asumir una mayor volatilidad”, explican desde la gestora aragonesa. En su mano está elegir el adecuado.