Comercialización en banca

La CNMV tendrá su 'lista negra' de productos en octubre

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

La circular sobre advertencias de productos financieros, que la CNMV sometió a consulta pública el pasado abril, está casi lista. La norma, que obliga al sector financiero a señalar explícitamente cuándo un producto no es adecuado para los particulares, entrará en vigor previsiblemente antes de que finalice el mandato de la actual presidenta del supervisor, Elvira Rodríguez. Así lo aseguró en el curso ¿Qué hemos aprendido de la crisis?, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la APIE.

“Irá al próximo comité consultivo [de la CNMV] y después se enviará al Consejo de Estado”, si bien confió en que esté lista antes de octubre. Y es que a comienzos de ese mes terminan cuatro años en la presidencia del supervisor de Elvira Rodríguez. La responsable del organismo reconoció que la norma ha levantado las críticas del sector financiero y matizó que las están escuchando.

La disputa se ha convertido en una batalla total entre la industria financiera y la CNMV. El nonato semáforo de riesgo que el supervisor ideó en septiembre de 2014 fue absorbido por Economía, que retiró de su influencia los productos más peligrosos, como los derivados, y además las entidades han sustituido los colores –del verde, mínimo riesgo, al rojo, máximo– por números en la mayoría de los casos.

La circular será de obligado cumplimiento para las entidades financieras, los brókeres, las empresas de asesoramiento financiero (eafis) y las gestoras de fondos de inversión. Tanto las españolas como las extranjeras que operen en el país. Para seis productos concretos, la entidad deberá incluir la siguiente advertencia: “Está a punto de adquirir un producto que no es sencillo y que puede ser difícil de entender. La CNMV considera, con carácter general, no adecuada, por su complejidad, su adquisición por inversores no profesionales”.

  • Popular

Respecto a la macroampliación de capital de Popular, con la que la entidad financiera se propone captar 2.500 millones de euros, Elvira Rodríguez ha asegurado que recordaron al banco que que no hicieran publicidad engañosa y les advirtieron de que se realizará una investigación de la comercialiación a posteriori, "en el momento en el que se cierre". "Cómo se han cumplido los requisitos de comercialización de los derchos de suscripción preferente, si se han cumplido los requisitos de conveniencia [...]".

Además, con carácter previo al inicio de la operación, la CNMV revisó la publicidad con el objetivo de que se ajustara a la ley. Precisamente hoy, o el lunes a más tardar, Popular deberá informar al supervisor de los mercados de la marcha de la operación. El banco que preside Ángel Ron informará de que la ampliación se ha cubierto, casi al completo en la primera vuelta, la de derechos de suscripción de preferente.

  • Apertura de expediente

Uno de los poderes que exigió la CNMV fue el de poder publicar la apertura de expedientes sancionadores en tiempo real. Hoy, la presidenta del supervisor ha advertido que solo se utilizará esta potestad cuando se encuentre un expediente que pueda ser significativo y cuya publicación sea preventiva.

Lo que no puede hacer el supervisor de los mercados, a diferencia de la CNMC, es publicar un comunicado cada vez que abre una investigación por una posible conducta susceptible de sanción.

  • Gobierno corporativo

En febrero del año pasado, la CNMV publicó su código de buen gobierno corporativo, que amplía las exigencias de la reformada Ley de Sociedades de Capital, que entró en vigor también a inicios de 2015, para las empresas cotizadas. El código obliga a las compañías de la Bolsa a cumplir o explicar por qué no se cumplen las recomendaciones. Sobre esto, la presidenta del supervisor anunció que en breve publicará una guía técnica que definirá qué no son buenas explicaciones. Es decir, cuáles no acepta.

Según ha adelantado Elvira Rodríguez, el nivel de cumplimiento del código se sitúa en torno al 70%, de acuerdo a los informes de 2015 que el supervisor de los mercados ya ha recibido.