Supervisor de los mercados

La CNMV se moviliza para evitar un vacío de poder tras el 26J

El supervisor español de los mercados corre el riesgo de quedarse sin cúpula si en octubre no hay Ejecutivo

Propondrá fórmulas a Economía para evitar su desgobierno

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

El Gobierno, en funciones desde el pasado 21 de diciembre, ha dejado en suspenso la toma de decisiones importantes en España en los últimos cuatro meses. Y la convocatoria de nuevas elecciones el próximo 26 de junio alargará el estado basal en el que se encuentra el Ejecutivo por tiempo, de momento, indeterminado.

El Gobierno de Mariano Rajoy no pudo nombrar a un sustituto para el exministro de Industria, José Manuel Soria –sus funciones fueron asumidas por Luis de Guindos– y tampoco lo ha podido hacer para ningún tipo de cargo importante, en el ejército o en cualquier otro ente público. Palabras mayores son los organismos de control, en algunos casos también en un limbo.

La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, fue nombrada máxima responsable del supervisor de los mercados a inicios de octubre de 2012 y la Ley del Mercado de Valores es taxativa al respecto: “El mandato del presidente, del vicepresidente [...] tendrá una duración de cuatro años [...]”.

El reglamento de régimen interior del supervisor especifica que “antes de los dos meses previos a la fecha de expiración de los mandatos se solicitará al Ministro de Economía la iniciación de los trámites para el nombramiento de los mismos”. Elvira Rodríguez puede repetir en el cargo otros cuatro años más, pero es inviable que un Ejecutivo en funciones renueve ni su puesto ni el de la vicepresidenta, Lourdes Centeno.

2018, fin del mandato en el Banco de España

El organismo que preside Luis María Linde, el Banco de España, tiene el mismo régimen que el de la CNMV. La independencia de sus timoneles, una vez nombrados, está asegurada del Gobierno de turno. La parte negativa es que su caducidad está fechada de antemano.

En el caso del Banco de España, el mandato del gobernador dura seis años, dos más que el de la presidencia de la CNMV, y no es renovable. Así, Luis María Linde fue nombrado director del organismo supervisor el 8 de junio de 2012. No habrá problemas hasta ese mes de 2018.

Fuentes conocedoras de la situación del organismo de control de los mercados explican que ya ha comenzado la movilización para evitar que se produzca un vacío de poder. En la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), creada a través de una ley de junio de 2013, sí se contempla que la cúpula siga en funciones en caso de que no se promulgue un real decreto que indique su cese correspondiente. De entrada, las fuentes jurídicas consultadas señalan tres fórmulas para evitar que la CNMV se quede sin timonel en caso de que a inicios de octubre continúe sin haber Gobierno.

“Primera, que el actual Ejecutivo elabore un real decreto específico para ampliar el mandato de las actuales presidenta y vicepresidenta. Segunda, que elabora una norma para que este eventual problema quede solventado de una vez y para siempre en el futuro. Y tercero, que se las mantenga en el cargo hasta que se publique un real decreto con su cese explícito”, explica José Ignacio Vega, socio del departamento de Derecho Público y Sectores Regulados de Ramón y Cajal Abogados. Este experto considera que la primera opción es la más improbable.

La tercera fórmula, que supone mantener a la presidenta en el cargo aunque su mandato haya finalizado, ya se ha producido en otras ocasiones, y es la que menos problemas implicaría para el Gobierno en funciones. Eso sí, podría tener repercusiones posteriores, indican fuentes jurídicas. Una sanción firmada por Elvira Rodríguez una vez que su cargo como presidenta haya caducado, aunque en la práctica continúe al frente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, podría dar pie a una impugnación. En todo caso, sería inviable que la CNMV se quedara sin presidencia y vicepresidencia, por lo que habrá una solución y otra a ese eventual vacío de poder, señalan fuentes jurídicas.

Cabe la posibilidad de que los resultados de las elecciones generales del 26 de junio arrojen un Parlamento que suponga la formación rápida de un Ejecutivo. Pero, incluso así, los tiempos estarían muy ajustados. La constitución de las Cortes está prevista para el 19 de julio, la ronda de consultas del Rey con los dirigentes de los partidos políticos arrancaría, como muy pronto, al día siguiente.

El reloj comenzaría a contar los dos meses de rigor para nombrar a un presidente. Pero en la pasada legislatura, la primera investidura se produjo el 4 de marzo, unos dos meses y medio después de la convocatoria de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.