Tras el AVE, más tren de Cercanías y mercancías

  • 1Tras el AVE, más tren de Cercanías y mercancías 
  • 2Prioridades en un contexto de restricción 

    El desarrollo de la red de AVE ha sido referente entre las inversiones del Ministerio de Fomento durante la crisis, como en legislaturas anteriores tuvieron su papel estrella la modernización de los aeropuertos y la construcción de autovías. Buena parte de los 50.000 millones invertidos, desde la instalación del primer rail de la línea Madrid-Sevilla, se han desembolsado ya en el siglo XXI. Pese a que aún deben rematarse corredores de alta velocidad como el Madrid-Galicia o el que va desde la capital hacia el País Vasco, desarrollos que han coincidido con fuertes restricciones presupuestarias en la obra pública, España corre el riesgo de perder competitividad si no se atienden otros frentes en materia ferroviaria, como son el de la mejor conexión de los puertos con el tren de mercancías o la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo.

  • 3Nueva regulación para un sector en horas bajas 

    Bajas temerarias y sobrecostes, enfermedades habituales en los contratos de obra pública en España, podrían atajarse, reconocen desde el PP, revisando las reglas de la contratación pública. Se trata de dar más valor a las propuestas técnicas que a las económicas en los concursos y hacer mayor hincapié en la ingeniería de diseño. A priori, cabe pensar que subiría el presupuesto inicial de una obra, pero también habría menor espacio para el error en la ejecución de los proyectos.

  • 4Los asuntos pendientes para la nueva legislatura 

    La legislatura ha concluido con importantes cuestiones pendientes. Está aprobado el plan de Cercanías, valorado en 1.500 millones y por el que se prevé la mejora de estaciones y flota; ha quedado para el futuro Gobierno la apertura de Renfe Mercancías a un socio privado; existen ya los instrumentos para que las Autoridades Portuarias y concesionarias inviertan en conectar los muelles con el tren de mercancías, y están en el aire el macrocontrato por el que Renfe adquiere 30 unidades de AVE y la liberalización del transporte de pasajeros.

    Con este enorme campo de actuación, los partidos que aspiran a formar Gobierno coinciden en la necesidad de concluir el AVE. Para ello, el nuevo Ejecutivo deberá negociar modificados con constructoras en una treintena de contratos, donde reclaman modificados que podrían estar por encima de los límites que marca la Ley de Contratos del Sector Público (10% sobre el presupuesto inicial).

     

  • 5La propuesta rompedora de Podemos 

    En corredores de más de 400 kilómetros la opción para mover mercancías, a juicio de la fuerza morada, es el tren por su capacidad de reducir el impacto ambiental. Pero su propuesta electoral más rompedora, y antagónica con las del Partido Popular, es la de transformar la red de AVE, “tras los pertinentes análisis y estudios técnicos”, para hacer de algunos de sus tramos líneas de menor velocidad. Con ello se ganarían frecuencias de paso y se implantaría un mayor número de paradas intermedias.

     

     

  • 6Objetivo, un tren más útil 

    El PP pretende “seguir transformando la red convencional para integrarla con la red de alta velocidad y reducir los tiempos de viaje”. Al mismo tiempo, adaptará los principales corredores ferroviarios para el transporte de mercancías y se avanzará en la inserción en la red europea.

    La mejora y ampliación de la red de Cercanías o la entrada del tren de mercancías en los puertos son dos de los puntos fuertes del programa del PSOE en el terreno ferroviario.

    Podemos opina que la red de AVE tiene mucha presencia en el mapa español, pero pocas paradas. Este partido señala carencias especialmente en la zona de Castilla y León.

    Y Ciudadanos defiende en su programa electoral la importancia estratégica de los corredores Mediterráneo y Cantábrico. También, señala como prioridad la conexión ferroportuaria y la fijación de criterios económicos, además de los sociales, antes de afrontar nuevos proyectos.