'Caso Ausbanc'

Caixa y Sabadell ratifican el intento de extorsión de Ausbanc

Declaran que se les pidió dinero para anular el juicio a la infanta

Comienzan a declarar los testigos del ‘caso Ausbanc’, por el que permanecen detenidos el presidente de esta firma, Luis Pineda, y del secretario general y líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard.

Las declaraciones de los primeros testigos ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, celebradas este lunes, parecen confirmar algunos aspectos de la supuesta trama de extorsión que habrían desarrollado Ausbanc y Manos Limpias.

En concreto, las declaraciones de dos de los principales directivos de La Caixa y Sabadell apuntan al intento de los responsables de aquellas organizaciones, de obtener dinero a cambio de retirar la acusación contra la infanta Cristina en el ‘caso Nóos’.

  • Cinco reuniones

El primero en abrir la semana de declaraciones de testigos del ‘caso Ausbanc’ que hay prevista ha sido el director general de la Fundación La Caixa, Jaume Giró, que ha comparecido pasadas las 10 de la mañana.

En su declaración ante el juez Pedraz, Giró ha explicado que mantuvo cinco o seis encuentros en Barcelona con el responsable de Manos Limpias, Miguel Bernard, de los cuales uno fue una cena sufragada por el responsable de La Caixa.

En estos encuentros se trató la concesión de un crédito a un empresario relacionado con Bernard, ha expuesto Giró, según informan fuentes presentes en la sala, sin que pareciera mediar referencia directa al caso Nóos.

Se trataba, en concreto, de un préstamo de dos millones de euros a la Corporación LPM, que acabó en concurso de acreedores.

Con el paso de las citas y, eso sí, tras alguna mención “sutil” a la situación judicial de la infanta, empleada de La Caixa, las cartas terminaron sobre la mesa con la aparición en escena de Luis Pineda.

Giró, que asegura haber mantenido los encuentros siempre a iniciativa de Manos Limpias o Ausbanc, entendió entonces que la intención de Pineda era extorsionar a la entidad recamando dinero por la retirada de la acusación contra la infanta, motivo por el cuál acabó acudiendo a presentar una denuncia ante la Policía el pasado marzo.

  • Tres millones de euros

Por su parte, el subdirector general de Banco Sabadell, Gonzalo Barettino Coloma, que ha protagonizado una comparecencia algo más breve, ha detallado que mantuvo una reunión con Pineda a petición de este con la mediación del abogado defensor de la infanta Miguel Roca.

En el encuentro, el responsable de Ausbanc le solicitó, asegura Barettino, tres millones de euros por la retirada de la acusación contra la infanta Cristina de Borbón, en concepto de “costas y gastos”, revelan fuentes conocedoras de su declaración.

Tras esta propuesta, que se produjo en una cita en Madrid a finales de febrero, Barettino acudió también a la Policía a presentar una denuncia contra el intento de chantaje presenciado.

  • Intentos de chantaje

Tanto Giró como Barettino han ratificado así ante el juez Pedraz las denuncias que ya presentaron en su día ante las autoridades policiales. La retirada de Manos Limpias de la acusación del caso Nóos hubiera supuesto el fin de las presiones judiciales contra la infanta Cristina, pues el sindicato es la única acusación personada en la causa.

En cuanto a la supuesta trama de extorsión que habría cometido supuestamente Ausbanc contra algunas entidades financieras, reclamando dinero en concepto de pagos por publicidad en las revistas del grupo a cambio de no publicar información perniciosa para los bancos en cuestión o de retirarse de los juicios abiertos, Giró ha aseverado que los pagos realizados por Caixa entraban dentro de la normalidad de una dinámica publicitaria de la entidad en medios de comunicación y que no hubo chantaje alguno.

Ni Giró ni Barettino admitieron preguntas de la prensa tras concluir su declaración ante el juez en la Audiencia Nacional.