Editorial

Linkedin señala el rumbo de Microsoft

Los casi 30 meses de Satya Nadella al frente de Microsoft los ha dedicado a marcar un rumbo al futuro del gigante del software fundado por Bill Gates. O, por decirlo de otra manera, a encontrar un perfil menos dependiente de Windows. Y, al tiempo, a arreglar los entuertos en que se metió el grupo de Redmond, como la tardía apuesta por el mercado de la telefonía móvil de la mano de una inexplicable compra de una Nokia en sus horas más bajas. El directivo prevé cumplir los cincuenta, el próximo año, con un crecimiento de Microsoft viento en popa en los servicios en la nube a profesionales y empresas, en las redes sociales y en un entorno móvil. Así se entiende la adquisición de Linkedin por 26.200 millones de euros, una prima del 50% que hay que valorar, eso sí, a la luz de su pobre desarrollo en Bolsa tras disparar sus pérdidas en 2015. La historia de Microsoft no se caracteriza por sus éxitos al comprar, y esta operación es en términos corporativos una sorpresa para muchos, pero lleva implícita la lógica de una colaboración de ambas que se remonta a 2009. El “mundo profesional conectado” al que hace referencia Nadella para explicar la alianza prevé más negocio con la integración la red social en muchas de sus aplicaciones o soluciones, como el nuevo Office 365 o Skype. Habrá que ver cómo encaja con la “independencia” que, según el acuerdo, mantendrá Linkedin.