Aerolíneas

Los sindicatos de pilotos y azafatas de Vueling sellan un pacto histórico

Sepla y Stavla presentan una lista conjunta para el comité frente a CC OO

Cuatro azafatas de Vueling acceden a la terminal del aeropuerto de Málaga.
Cuatro azafatas de Vueling acceden a la terminal del aeropuerto de Málaga.

El Sepla y Stavla han pasado de tener cierta afinidad a ir de la mano en una de las mayores aerolíneas del país. Esta circunstancia se está dando en Vueling, donde ambos sindicatos gremiales han pactado una candidatura única para concurrir a las elecciones al comité de empresa.

Los comicios, fijados para mañana miércoles, se circunscriben al centro de trabajo de Barcelona y, por extensión, a la práctica totalidad de los aeropuertos españoles salvo el de Madrid, Sevilla y Málaga. En estos últimos la aerolínea del holding IAG cuenta con más de 50 trabajadores y sus propios órganos de representación.

Las elecciones sindicales llegan en un momento delicado en la compañía, que acaba de renovar su dirección, con nuevo consejero delegado, Javier Sánchez Prieto, y relevos también en distintas direcciones generales. Los pilotos están enfrentados a la empresa, tal y como adelantó este periódico, por lo que califican de continua vulneración del convenio colectivo en las bases fuera de España (Francia e Italia). La dirección ha convocado la comisión de seguimiento del convenio para este viernes en respuesta a las protestas sindicales.

El equipo

900 pilotos forman parte de la plantilla de Vueling, que tiene bases en España, Francia e Italia. Algo más del 10% operan en el exterior.

2.000 empleados integran el equipo de tripulantes de cabina de pasajeros. La aerolínea ha anunciado la contratación de otros 400 para este verano.

Por parte de las azafatas, cuentan con un convenio extraestatutario aprobado por CC OO y con voto en contra de Stavla después de que se aparcara la negociación del segundo convenio.

Fuentes cercanas a la compañía leen en este movimiento del Sepla y Stavla una estrategia para dejar en clara minoría a CC OO, que en Vueling representa básicamente al personal de Servicios Generales y a una parte de los TCP.

Estos tres sindicatos vienen disputándose los puestos en el comité de la aerolínea de bajo coste a falta de personal de mantenimiento de los aviones y servicios de tierra, que en su mayor parte están subcontratados con Iberia. Por tradición, estos colectivos ausentes en Vueling suelen ser representados en otras aerolíneas por las grandes centrales.

El comité de empresa está formado en la actualidad por 23 miembros, con supremacía de Stavla. El pacto entre Sepla y el sindicato de TCP rompe con una tradición por la que ambos colectivos se ocupan en exclusiva de defender a sus afiliados. De hecho, han firmado una entente por la que ninguno injerirá en los asuntos del otro.

De imponerse la lista conjunta, el comité presionará para retomar las negociaciones del segundo convenio de TCP, mientras el de los pilotos está vigente hasta finales de 2017 y el nuevo convenio ya sería tratado por la sección sindical del Sepla.

Las elecciones estaban fijadas para el pasado 15 de mayo, pero un error en el censo motivó la impugnación del proceso y el aplazamiento de un mes. Para la contienda en las urnas apenas hay cambios de caras respecto a los actuales representantes de la plantilla de la aerolínea.

La lista única del Sepla y Stavla está encabezada por el piloto Juan Manuel Redondo y la número dos, Guadalupe Romero, lo pone Stavla. Así sucesivamente hasta ocupar los 25 puestos de esta candidatura cremallera. En el caso de CC OO, su lista está formada por más de un centenar de miembros en otro movimiento que ha causado sorpresa en la compañía.