Atentado en Orlando

El autor: un inestable guardia de seguridad hijo de afganos

Omar Mateen fue investigado dos veces por riesgo de extremismo

Compró armas de forma legal y trabajaba armado para la firma G4S

Una multitud asiste a una vigilia en San Francisco (Estados Unidos) en recuerdo a las víctimas del tiroteo en una discoteca gay en Orlando.
Una multitud asiste a una vigilia en San Francisco (Estados Unidos) en recuerdo a las víctimas del tiroteo en una discoteca gay en Orlando. EFE

El presunto autor de la matanza ocurrida esta madrugada en Orlando (EE.UU.), Omar Mateen, era un guardia de seguridad de nacionalidad estadounidense y padres afganos. Mateen, que murió en el enfrentamiento con la policía, fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por la oficina Federal de Investigaciones (FBI), por su posible vinculación con grupos terroristas.

Antes de iniciar la masacre, llamó al teléfono de emergencias para declarar su lealtad a los líderes del Estado Islámico. Hace pocos días adquirió de forma legal las armas que usó en la masacre: un rifle automático AR y una pistola de 9 milímetros.

Mateen trabajaba desde 2007 para la empresa de seguridad G4S, la mayor del mundo en el sector, aún estaba en activo y tenía un arma reglamentaria como parte de su trabajo. Una de las actividades de G4S en Florida es proporcionar seguridad a edificios oficiales, si bien Mateen trabajaba en una urbanización para jubilados. La compañía supo de las investigaciones federales, según un comunicado, pero no que se relacionasen con el terrorismo. En 2013 y condujo sus propios test, pero sin resultados.

Tal y como confirmó en rueda de prensa  el agente del FBI Ron Hopper, Mateen, de 29 años y nacido en Nueva York, llamó la atención de las autoridades en 2013 por primera vez. Según Hopper, en aquel entonces Mateen hizo “comentarios incendiarios a sus compañeros de trabajo que dejaron entrever su posible lazos con terroristas”, lo que llevó a las autoridades a hacer un registros de sus antecedentes, revisar cámaras de videovigilancia y entrevistarlo hasta en dos ocasiones. El oficial confirmó que las investigaciones se cerraron por falta de pruebas y la imposibilidad de confirmar la veracidad de esos comentarios.

Posteriormente, en 2014, apareció en el radar de las autoridades federales por su presunta relación con Moner Mohammad Abusalha, un terrorista con nacionalidad estadounidense que murió en un ataque suicida en Siria. El FBI realizó una investigación y nuevamente entrevistó a Mateen, tras lo cual se determinó que “el contacto fue mínimo y no constituyó una amenaza en ese momento”, de acuerdo con Hopper.

Las autoridades continúan investigando en el lugar de los hechos y al mismo tiempo un grupo de policías inspeccionó y sacó hoy varios objetos de una casa propiedad de Omar Seddique Mateen, según constató Efe en el lugar.

  • Una persona "inestable"

Según su ex mujer, que ha hablado con la prensa desde Colorado, Mateen era una persona bipolar, emocionalmente desequilibrada y violenta. La mujer, Sitora Yusufiy, fue víctima de abusos y golpeada en episodios "en en los que expresaba su odio por todo". De acuerdo con el imán de la mezquita donde rezaba, Syed Shafeep Rahman, "apenas tenía amigos". Acudía a rezar por las noches (la última vez, el viernes, un día antes de la matanza), pero según los fieles, no daba señales de radicalismo.

Mateen nació en Nueva York pero creció en Florida, no muy lejos de su última residencia en Fort Pierce, a unos 200 kilómetros de Orlando. Según algunos de sus compañeros de trabajo, era una persona que jamás sonreía y no devolvía los saludos. "Su odio era constante. Si aparecía una mujer o una personas de color, usaba términos horribles", comentó uno de ellos.