El ISIS reivindica el atentado

El ataque contra un club gay, la peor matanza en EE UU desde el 11S

El presidente de EEUU, Barack Obama, calificó el tiroteo de “acto de terrorismo y odio”

El ataque contra un club gay, la peor matanza en EE UU desde el 11S
EFE

El ataque a un club homosexual en Orlando (Florida, EE UU) en la madrugada del domingo ha dejado 50 muertos y 53 heridos. El supuesto responsable del tiroteo, que portaba un fusil de asalto y una pistola, y se atrincheró con rehenes durante tres horas en el local, fue identificado como Omar Siddique Mateen, de 29 años y ciudadano estadounidense residente en el condado de Port St. Lucie (Florida), pero de padres afganos. Fue abatido por las fuerzas del orden, informó la Policía de la ciudad.

A pesar de que las autoridades estadounidenses advirtieron inicialmetne que no se podía establecer ninguna conexión entre el tiroteo y el Estado Islámico ni con ningún otro grupo terrorista extranjero, el grupo terrorista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) reiteró ayer por la noche la autoría de la matanza, a través de dos comunicados, difundidos en árabe e inglés, a través de las redes sociales de la agencia de información Amaq, que opera en su órbita.

La CNN ya había informado que el FBI tenía a Mateen en el punto de mira desde 2014, junto a cientos de presuntos seguidores del autoproclamado Estado islámico. Además, según el canal NBC News, Mateen llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencias y declaró su lealtad a este grupo terrorista. 

La matanza de Orlando es la peor en EE UU desde el 11S de 2001. El FBI lo considera un acto de “terrorismo interno”, y se coloca entre los cinco más mortales en el país. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, describió en un comparecencia en la Casa Blanca, la matanza como “un acto de terror y de odio”, como el tiroteo más letal en la historia de América. Señaló que los investigadores buscaban vínculos del responsable de la masacre homófoba con grupos terroristas, y aclaró que la investigación no está cerrada.

El presidente estadounidense llamó a la unidad nacional y lamentó la parálisis política en Washington ante las repetidas matanzas con armas de fuego. En el lado opuesto se situó el candidato republicano Donald Trump, quien aseguró en Twitter estar recibiendo felicitaciones por “acertar con el terrorismo islámico radical”. Y señaló: “No quiero felicitaciones, quiero dureza y vigilancia”. Entre otras medidas, Trump ha propuesto prohibir temporalmente la entrada de musulmanes a EE UU.