Fútbol

Más partidos, más equipos y más millones en la Euro 2016

La ampliación de 16 a 24 selecciones permitirá a la UEFA ingresar 2.000 millones de euros

La venta de entradas y palcos privados es el gran salto en la facturación

El estadio de fútbol de Saint-Denis, en París, se engalana para el pitido inicial de la Eurocopa.
El estadio de fútbol de Saint-Denis, en París, se engalana para el pitido inicial de la Eurocopa.

La industria del deporte de masas atraviesa un momento de oro, y en especial la del fútbol. Las principales competiciones, tanto en las ligas nacionales como en las competiciones continentales, ven aumentar de forma exponencial sus ingresos, sobre todo los que tienen que ver con la explotación audiovisual, los patrocinios y la generación en los estadios de espacios cada vez más exclusivos.

La Eurocopa de fútbol, que puede ser considerado el segundo evento más importante del deporte rey a nivel de selecciones nacionales, solo superada por el Mundial, también se ha subido a esta ola. Y lo ha hecho por la vía más lógica: aumentar los equipos. Desde la Eurocopa de 1996, celebrada en Inglaterra, eran 16 las selecciones nacionales que se disputaban el título, con una estructura de cuatro grupos integrados por cuatro equipos, y después dos rondas de eliminación y la final. Un torneo corto, sobre todo si se compara con los 32 equipos que ahora integran el Mundial.

En esta edición, que acoge Francia, la Eurocopa eleva su número a 24 selecciones. Se añaden dos grupos y una ronda de octavos de final, con lo que el torneo pasa de albergar 31 partidos a 51. Se da cabida a equipos que no han podido acceder a esta fase final, como Islandia o Albania. Pero el gran objetivo es aumentar los ingresos, algo que está asegurado. La UEFA prevé que el torneo genere un mínimo de 1.900 millones de euros, aunque las estimaciones que realiza el organismo siempre acaban siendo superadas, por lo que, con facilidad, la Euro 2016 alcanzará los 2.000 millones. Son 750 más de los que ingresó por la Eurocopa de 2012, celebrada en Polonia y Ucrania, que se mantuvo en el mismo nivel que la de Austria y Suiza de 2008. Mayor aún es la distancia con el torneo de 2004, el último en ser organizado por un único país, Portugal. Entonces, los ingresos totales llegaron a 854 millones de euros, que supuso multiplicar por cuatro los datos de la del año 2000, que se celebró en Bélgica y Holanda.

La partida de los derechos de retransmisión llega este año a las cuatro cifras: 1.000 millones de euros, frente a los 837 de hace cuatro años. El torneo de Francia puede verse en 200 países, y en España, solo a través de Mediaset. Pero el gran salto se producirá en la facturación por venta de entradas y palcos privados. Los 20 partidos más de la Eurocopa 2016 se traducen en un millón más de asientos disponibles: 2,5 millones, frente a los 1,47 millones de entradas vendidas en 2012. Por ello, la UEFA espera unos ingresos de 500 millones de euros por este concepto, con una demanda de aficionados no franceses del 40%. En 2012, las taquillas dejaron en caja 238 millones de euros, menos de la mitad, y el 89% de la demanda procedió de aficionados polacos o ucranianos. La lejanía de las sedes hizo que, en esa ocasión, la venta de entradas generara una facturación inferior a la de la edición anterior en 27 millones de euros.

El crecimiento de los ingresos en Francia 2016 también llega a los patrocinadores. La UEFA ha firmado acuerdos con 10 empresas para que sean sus patrocinadores principales: Adidas, Coca-Cola, Continental, Hisense, Hyundai, Kia, McDonald's, Orange, Socar y Turkish Airlines. Es el mismo número que en 2012, aunque solo repiten seis. La evolución es mayor en los patrocinadores nacionales. Hace cuatro años, solo fueron tres acuerdos, y esta se doblan: Crédit Agricole, La Française des Jeux, Abritel-HomeAway, La Poste, Proman y SNFC. Entre los 16 patrocinadores, la UEFA ingresa 500 millones de euros, 187 millones más.

Pero no solo la UEFA se beneficiará de este nuevo formato. El ministro francés de deportes, Patrick Kanner, ha estimado un impacto económico de 1.200 millones de euros para el país por la celebración del torneo. Solo la rehabilitación y los trabajos en infraestructuras han generado 20.000 empleos, y el refuerzo en las medidas de seguridad, debido a las amenazas del terrorismo islamista, también ha supuesto una mayor contratación, según Kanner. Si ese temor a una acción terrorista no lo impide, se prevé que un millón de turistas lleguen a Francia durante el próximo mes para ver alguno de los 51 partidos de la Eurocopa 2016.

Otra vuelta de tuerca en 2020

Si la vía para una mayor generación de ingresos en la Eurocopa de 2016 ha ido por el incremento de los equipos participantes, la de 2020 será la de la ampliación del número de sedes. Por primera vez, no habrá uno o dos países que organicen la fase final, sino que serán 13 las sedes, de diferentes Estados, las que se repartirán los 51 partidos de la competición.

Estas serán Glasgow (Escocia), Budapest (Hungría), Bruselas (Bélgica), Dublín (Irlanda), Ámsterdam (Holanda), Bucarest (Rumanía), Copenhague (Dinamarca), Roma (Italia), San Petersburgo (Rusia), Múnich (Alemania), Londres (Reino Unido), Bakú (Azerbaiyán) y Bilbao, que será la sede española.

Todas ellas, menos Londres, acogerán partidos de la ronda de grupos. Bilbao, además, será la sede de uno de los cruces de octavos de final. Azerbaiyán, que nunca ha participado en una fase final de la Eurocopa, contará con un partido de cuartos de final. Su capital, Bakú, ya ha organizado unos Juegos Europeos y este año, además, por primera vez está en el calendario de carreras de la Fórmula 1.