La gran empresa también se la juega en las elecciones

  • 1
  • 2El impuesto que grava los beneficios 

    El impuesto sobre sociedades, el tributo que grava los beneficios empresariales, es la figura fiscal que registró la mayor caída de recaudación con la crisis económica.

    El impuesto sobre sociedades llegó a aportar a las arcas públicas 44.823 millones en 2007, su máximo histórico. De ese nivel, cayó hasta los 16.198 millones tres años más tarde. El Gobierno de Mariano Rajoy suprimió y limitó beneficios fiscales para detener la sangría. Aun así, la recaudación se encuentra muy lejos de las cifras previas a la crisis.

     

     

  • 3La rebaja de tipos de la reforma fiscal 

    La rebaja del IRPF se llevó el protagonismo en la reforma fiscal que aprobó el Gobierno y que entró en vigor en enero de 2015. Sin embargo, los cambios también afectaron al impuesto de sociedades.

    El Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó rebajar el tipo general en dos fases, primero del 30% al 28% y, a partir de 2016, al 25%. Hasta ese momento, el gravamen del 25% se limitaba a las pymes, que mantienen ciertas deducciones específicas.

    La caída de la recaudación registrada hasta el mes de abril ha encendido todas las alarmas. Hacienda asegura que las cifras irán mejorando y el resto de partidos apuestan por reformar el impuesto.

     

     

  • 4¿Pagan pocos impuestos la gran empresa? 

    PSOE, Podemos y Ciudadanos sostienen que el impuesto es defectuoso y que las grandes empresas pagan pocos impuestos. Los últimos datos oficiales muestran que los grupos consolidados, que incluyen a la mayoría de grandes empresas cotizadas de España, tributaron en 2014 a un tipo efectivo del 7,3%.

    Supone un porcentaje muy pequeño si se tiene en cuenta que el tipo nominal del impuesto en 2014 ascendía al 30% en 2014. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las multinacionales obtienen buena parte de sus beneficios en el extranjero y, por lo tanto, pagan en los países de origen. Ello explica en buena parte que el tipo efectivo sea tan bajo.

  • 5Las propuestas de los partidos 

    El Partido Popular no plantea grandes modificaciones en el impuesto sobre sociedades y defiende la reforma que entró en vigor en 2015 y que supuso rebajar del 30% al 25% el impuesto.

    Los socialistas prometen eliminar las “múltiples exenciones” y fijar un tipo mínimo del 15% sobre el resultado contable para las grandes empresas. Podemos defiende también este gravamen mínimo y, además, aboga por subir el tipo general al 30%.

    Ciudadanos asegura que el impuesto de sociedades esta “mal diseñado, repleto de agujeros, deducciones y beneficios fiscales y con una normativa compleja”. Promete simplificar el tributo, suprimir incentivos “injustificados” y acercar los tipos efectivos a los nominales.