Plan de ajustes

Indra despide a 354 trabajadores de su unidad BPO Servicios

Sede de Indra en Madrid.
Sede de Indra en Madrid.

Indra BPO Servicios, una filial del grupo Indra, solicitó ayer a los representantes de los trabajadores que constituyan una comisión negociadora para iniciar un proceso de negociación en relación a un plan de reestructuración que la empresa ha puesto en marcha en esa unidad y que incluirá el despido de 354 trabajadores. La medida se produce, según fuentes sindicales, tras perder Indra un contrato de gestión telefónica con Vodafone, que habría decidido contratar los mismos servicios a Marktel y Konecta.

Fuentes oficiales de Indra explican que la pérdida de un contrato con un cliente (se negaron a desvelar su identidad) llevará a que los profesionales ocupados en ese contrato pierdan su carga de trabajo el próximo 22 de julio, lo que justificaría el citado plan de reestructuración “con el fin de garantizar el equilibrio económico necesario en Indra BPO Servicios”. Las mismas fuentes aseguran a CincoDías que intentarán mantener un diálogo con las nuevas empresas adjudicatarias para ejecutar un proceso ordenado de transición de los servicios y para plantear la opción de que absorban parte o la totalidad del personal afectado por el plan de ajustes, “pues son profesionales que llevan mucho tiempo trabajando para el mismo cliente y lo conocen bien”.

La pérdida del contrato con Vodafone afecta, según fuentes sindicales, a unos 600 trabajadores de Indra BPO Servicios, de los cuales 548 están en España (la mayoría en un centro en Valencia); el resto, está en Tánger. Los trabajadores que se verán afectados por los despidos son los 354 que tienen contrato indefinido. La tecnológica española argumenta razones productivas y organizativas para llevar a cabo el ajuste.

Fuentes de la compañía apuntaron que la ubicación de los trabajadores y el hecho de que durante muchos años hayan estado haciendo un trabajo muy específico y para un solo cliente dificulta la recolocación de los mismos en otros departamentos de la multinacional. No obstante, Indra, que volvió a beneficios en el primer trimestre tras cerrar con un beneficio neto de 11,8 millones de euros (frente a las pérdidas de 19,6 millones de euros registradas en los tres primeros meses de 2015), asegura que intentará buscar soluciones y ofrecer cualquier oportunidad que le surja de recolocación para estos profesionales.