Comercio electrónico

Rakuten no logra plantar cara a Amazon y cierra en España

Hiroshi Mikitani, presidente de Rakuten, uno de los gigantes mundiales del ecommerce.
Hiroshi Mikitani, presidente de Rakuten, uno de los gigantes mundiales del ecommerce.

Rakuten, el gigante japonés del ecommerce, repliega velas en España. La compañía, que desembarcó en el país con su tienda online en 2013, ha anunciado que abandonará su actividad de venta a través de su página web española (www.rakuten.es) a partir de finales del próximo agosto. La firma, que no ha podido competir con Amazon, también cerrará, según precisó en un comunicado, su oficina de Barcelona, donde tiene la sede y unos 30 empleados.

La decisión, sin embargo, no afectará a Wuaki.TV, el servicio español de vídeo bajo demanda que la multinacional compró en junio de 2012 para lanzar un videoclub online mundial y competir con Netflix, entre otros.

Rakuten importó a España y a otros países europeos el modelo de tienda que tan bien le había funcionado en Japón. La compañía, a diferencia de Amazon no vende productos directamente, sino que apuesta por el modelo de gran centro comercial online donde otras empresas venden productos. Un fórmula similar a la de la china Alibaba.

El cierre de Rakuten.es se produce pese a que el pasado mayo la directora general de la firma en España señalaba a Efe que el negocio en España avanzaba “con muy buen pie y con crecimientos de ventas de entre el 15% y el 20%”, según informó la citada agencia. Ahora, la firma argumenta que su principal razón para cerrar su portal de ecommerce en España es “el coste del cremiento en relación al (reducido)tamaño del negocio”.

Con todo, España no es el único país donde Rakuten echa el cierre. La multinacional japonesa, que ha decidido llevar a cabo una reestructuración de su negocio en Europa, también cerrará su tienda británica y su sede en Cambridge. La compañía asegura que concentrará sus inversiones en Francia y Alemania. Así, indicó que toda la actividad de su tienda en Austria pasará a integrarse en la versión alemana de la compañía.

Rakuten aseguró que el cierre tendrá lugar el próximo agosto para dar tiempo a clientes y a proveedores, a los cuales ya ha empezado a informar para que tomen medidas, y para llevar a cabo los trámites legales y laborales pertinentes.