Delitos económicos

Detenida una banda por estafar 1,9 millones desde 2012 con cartas nigerianas

Detenida una banda por estafar 1,9 millones desde 2012 con cartas nigerianas

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a 22 personas como presuntos miembros de una organización que ha estafado más de 1,9 millones de euros desde el año 2012 mediante el método de las cartas nigerianas.

Los arrestados utilizaban la variante de la “falsa herencia”, que consiste en hacer creer a la víctima que ha recibido una cantidad de dinero tras el fallecimiento de un supuesto familiar, pero que para poder cobrarla debe abonar primero unos gastos de gestión, ha informado la Policía en un comunicado.

Los detenidos son, en su mayoría, nigerianos y españoles, y se les acusa de los delitos de estafa y blanqueo de capitales.

Se han detectado alrededor de 100 perjudicados. Uno de ellos, de origen alemán, llegó a hacer una transferencia de 230.000 euros y otro, desde Francia, de 100.000 euros.

Además se ha localizado un listado de 6.000 personas que se presume se les iban a enviar este tipo de comunicaciones.

Las primeras investigaciones tuvieron lugar en septiembre de 2015 cuando un hombre de origen francés denunció haber sido estafado al hacerle creer que era beneficiario de una herencia de 10.500.000 dólares americanos depositada en Dubai, por parte de un pariente suyo que había fallecido en el tsunami ocurrido en el año 2008.

La víctima viajó a Valencia, donde entregó a los sospechosos 5.800 euros en mano para sufragar los gastos derivados de supuestos impuestos, tasas y abogados, y éstos le manifestaron que les tenía que pagar otros 10.000 euros.

Ante ello, comenzó a dudar y ante la posibilidad de que se tratara de una estafa presentó una denuncia.

Entonces, los agentes establecieron un dispositivo en las inmediaciones donde se iba a producir esa segunda cita en la que tenía que pagar 10.000 euros y detuvieron a dos personas e intervinieron diversos efectos.

Tras estos arrestos se inició la segunda fase de la investigación, en la que se averiguó la identidad de las “mulas” de la organización (personas encargadas de abrir las cuentas bancarias a las que las víctimas enviaban el dinero) y se detuvo a ocho personas, con la realización de dos registros domiciliarios donde se intervinieron 50 cuentas bancarias.

Posteriormente, detectaron la transferencia de una víctima procedente de Francia por valor de 100.000 euros que se había realizado desde la cuenta que la “mula” le indicaba a otra cuenta cuyo titular era uno de los detenidos en la segunda fase.

Los agentes consiguieron el bloqueo de 75.000 euros, y además averiguaron la identidad de las personas que ejercían la labor de control sobre las “mulas”, así como la del jefe de la organización.

Esta tercera fase concluyó con la detención de 12 personas, entre ellas el cabecilla de la organización, en cuyo domicilio se localizaron listados con datos de 6.000 posibles nuevas víctimas para enviarles comunicaciones sobre herencias, certificados médicos, cartas de despachos de abogado, falsos y preparados para ser manipulados, papeles timbrados, y contratos de cuentas bancarias a nombre de otras personas, entre otros.

Se han detectado unas 100 víctimas, así como un total de 145 transferencias por un valor de 1.690.000 euros y 90 cuentas bancarias en España abiertas por personas de origen español que se han bloqueado.

La Policía Nacional aconseja, para evitar estafas de este tipo, no responder a correos -electrónico o postal- que soliciten información personal o bancaria para acceder a algún tipo de ganga; desconfiar si solicitan ayuda para transferir grandes cantidades de dinero desde el extranjero, y aplicar el sentido común.

Los estafadores utilizan variadas estratagemas para intentar hacer creer a la víctima que recibirá una importante suma de dinero si “colabora” mediante aportaciones económicas.

Los engaños pueden ser falsedades como una herencia, un premio de lotería o un intento de sacar dinero de un país en el que está bloqueado fiscalmente.