Crisis institucional

La CE exige a Polonia que respete el Estado de derecho

Bruselas suspenderá el voto de Varsovia en la UE si no garantiza la independencia de su Tribunal Constitucional

BR06 BRUSELAS (BÉLGICA) 01062016.- El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ofrece una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica) hoy, 1 de junio de 2016. a Comisión Europea (CE) dio hoy un paso más en el proceso comunitario abierto contra Polonia el pasado 13 de enero por las dudas que plantea su reforma del Tribunal Constitucional con respecto al Estado de derecho.
BR06 BRUSELAS (BÉLGICA) 01/06/2016.- El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ofrece una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica) hoy, 1 de junio de 2016. a Comisión Europea (CE) dio hoy un paso más en el proceso comunitario abierto contra Polonia el pasado 13 de enero por las dudas que plantea su reforma del Tribunal Constitucional con respecto al Estado de derecho. EFE

La Comisión Europea aprobó hoy un dictamen que acusa al Gobierno polaco de poner en peligro la integridad del Estado de derecho. Por primera vez, Bruselas pone por escrito ese gravísimo cargo contra un socio de la UE, en un procedimiento que podría desembocar en la suspensión del derecho de voto en el club comunitario, si Varsovia no corrige su actitud.

El conflicto gira en torno al Tribunal Constitucional, en particular, con el nombramiento de algunos de sus miembros. Antes de las elecciones generales del pasado mes de octubre, el Gobierno saliente (popular) cubrió tres vacantes del Constitucional y dejó nombrados dos miembros para la siguiente legislatura, en un intento de blindar la Corte.

Las urnas dieron la victoria por mayoría absoluta al partido Derecho y Justicia (la formación euroescéptica de Kaczynski), que anuló los cinco nombramientos.

Bruselas exige desde enero que el Gobierno polaco acate la sentencia del Tribunal que avaló los tres primeros nombramientos y anuló los dos restantes, así como el veredicto que declaró inconstitucional la reforma de la Corte aprobada a toda prisa por el nuevo Ejecutivo.

Las negociaciones entre Bruselas y Varsovia de los últimos seis meses no han dado, por ahora, ningún fruto, según reconoció ayer el vicepresidente de la ComisiónEuropea, Frans Timmermans, encargado de buscar una solución con el Gobierno de Beate Szydlo.

Timmermans viajó la semana pasada a Polonia en un desesperado y último intento para evitar que el choque institucional siga agravándose. Pero volvió con las manos vacías.

La CE decidió ayer redoblar la presión sobre el Ejecutivo de Szydlo con un dictamen que evalúa y especifica el riesgo de que Polonia esté violando el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea, que consagra los valores comunes y el respeto al Estado de derecho.

Polonia puede ahora presentar alegaciones para intentar demostrar su inocencia. Pero si no convence a Bruselas, la Comisión podrá adoptar una Recomendación, exigiendo medidas concretas para garantizar el respeto del Estado de derecho. El incumplimiento de esa petición podría desencadenar la activación del artículo 7, que permite suspender el derecho de voto de un país en el Consejo de la UE.

La UE nunca ha utilizado esa bomba nuclear y no parece que esté en condiciones de estrenarla con Polonia. Pero Bruselas confía en que la mera amenaza sirva para llegar a un acuerdo con el Ejecutivo polaco.