Tecnología

Toshiba España se reorganiza y abandona el mercado de consumo

Una persona con un ordenador portátil de Toshiba.
Una persona con un ordenador portátil de Toshiba.

La división informática de Toshiba cambia de nombre en Europa. A partir de ahora, se llamará Toshiba Client Solutions. Un nombre que deja clara la nueva estrategia de la compañía, que abandona en todo el Viejo Continente –incluida España– su negocio de ordenadores para consumo, para centrarse exclusivamente en el mercado profesional. “El que siempre ha sido el ADN de la compañía, sobre todo en Europa”, señala a CincoDías Emilio Dumas, responsable del negocio de Toshiba en España y Portugal.

La fuerte competencia en este segmento de compañías como HP, Lenovo, Acer o Asus, que controlan en España más del 70% del mercado de PC de consumo, ha llevado a la empresa japonesa a centrarse en el entorno profesional, “donde pensamos que podemos aportar muchas cosas”, dice el directivo. La decisión tendrá un impacto negativo en la plantilla de la filial, que se verá reducida de unas 50 personas a 30.

Un recorte que se irá ejecutando hasta el próximo mes de octubre, cuando Toshiba dejará de tener portátiles de consumo en su canal y se centrará 100% en el mercado B2B. “Hasta entonces, seguiremos vendiendo los equipos que tenemos en mayoristas y lineales de las grandes superficies”, continúa Dumas, que aclara que los usuarios que compren estos equipos lo harán con todas las garantías habituales.

El abandono del negocio de portátiles de consumo en España se produce pese a que, según el directivo, este era uno de los países más fuertes de Europa en este segmento para Toshiba. Pero, la multinacional parece tenerlo bastante claro: solo venderá portátiles a clientes particulares en los dos países donde este negocio les resulta más rentable, Japón y EE UU. “Es una cuestión de rentabilidad. En el área de consumo, y sobre todo en los mercados del sur de Europa, donde los equipos que más se venden en este segmento son los de 15 pulgadas y gama de entrada se tiran mucho los precios y se termina perdiendo dinero, como muestran los últimos resultados de Lenovo”, dice.

Toshiba confía en que esta reestructuración de su negocio de ordenadores en toda Europa le ayude a hacer rentable esta unidad. En este sentido, el directivo recuerda que Toshiba España ocupó la tercera posición en el ranking de fabricantes de PC para el entorno empresarial en 2015, solo por detrás de HP y Lenovo. “Incluso hay meses, como el pasado, que logramos la segunda plaza”. Otras compañías fuertes en este segmento son Dell y Apple. “Esta última no destaca en volumen, pero sí ocupa una buena posición en facturación”.

Emilio Dumas, responsable del negocio de Toshiba en España y Portugal.
Emilio Dumas, responsable del negocio de Toshiba en España y Portugal.

  • Compromiso a largo plazo

Dumas cuenta que en el mercado profesional se fidelizan clientes, hay repetición de compras y servicios asociados en los que se puede conseguir rentabilidad. “Y aquí los ordenadores que se venden son gamas medias y altas, donde somos muy buenos”.

Dumas presume en este sentido de que todo lo que llevan los portátiles profesionales de Toshiba está fabricado por la propia compañía. Y destaca la fábrica que la multinacional tiene en Hangzhou (China). “Una de las más grandes del mundo de PC, donde hemos invertido 7.000 millones de yenes. Una demostración de que nuestro compromiso con este negocio es a largo plazo”.

“En el mercado profesional, vamos a dar mucha guerra”, dice Dumas, que avanza que ultiman el lanzamiento de una primicia mundial: una plataforma portátil para escritorio virtual “a buen precio, sin sistema operativo ni disco duro y con garantía en la seguridad de los datos”. Toshiba, que el pasado ejercicio vendió en España 110.000 ordenadores, planea repetir esa cifra este año. “O incluso mejorarla, pues queremos mantener una cuota de mercado en torno al 20%”, añade Dumas, que admite que hoy el mercado profesional está algo estancado en España, “por la incertidumbre política, que ha hecho que algunas compras públicas y de empresas privadas se retrasen”.

Fusión con Fujitsu y Vaio a la vista

La matriz japonesa de Toshiba presentó hace unas semanas las cifras de su último ejercicio, con unas pérdidas récord de 4.400 millones de dólares, diez veces más que las del año anterior. La compañía también ha efectuado 7.000 despidos en todo el mundo. Todo después de que la firma nipona fuera condenada por fraude contable.

Con todo, Dumas cuenta que la compañía está preparada para dar la batalla. “Próximamente mandaremos una carta a nuestros clientes firmada por un vicepresidente de la división informática donde explica que, tras años complicados, la compañía está simplificando sus estructuras corporativas”. La misiva también indicará que la firma cuenta con el apoyo de los bancos japoneses y de sus accionistas “y que vamos a renacer y vamos a ser más robustos que nunca”.

Preguntado por la rumoreada fusión de la división informática de Toshiba con la de Fujitsu y con Vaio (la antigua división de portátiles de Sony), Dumas asegura no tener información al respecto. Algunos de sus rivales cuentan que tal fusión se está negociando, pero que ha habido problemas que la están retrasando. También, fuentes del sector consultadas aseguran que la operación entre estas tres firmas japonesas no sería nada descabellada “porque Toshiba tiene buena tecnología, Fujitsu tiene muchos servicios y Vaio una marca muy fuerte”.