Tecnología

La venta de PC cae en España por la incertidumbre y el sector público

Portátiles de HP en el stand de la compañía en una feria tecnológica.
Portátiles de HP en el stand de la compañía en una feria tecnológica.

La industria de ordenadores en España vuelve a sufrir en el arranque de 2016 y suma ya tres trimestres consecutivos de caída. Según los datos preliminares de IDC, las ventas cayeron en el primer trimestre del año un 13,7% frente al mismo periodo de 2015, hasta situarse en 822.000 unidades. Un descenso superior al sufrido por el mercado global, que entre enero y marzo retrocedió un 9,6%, afectado en muchas regiones por la fortaleza del dólar y por la falta de tirón de Windows 10 en la renovación del parque.

La caída de las ventas de PC en España también ha sido superior a las sufrida en los países de su entorno. Así, el descenso en Francia y Reino Unido fue del 11%, del 11,8% en Italia y un 13% en el caso de Alemania.

Para Pablo Ugarte, director general de Sistemas Personales de HP Inc Iberia, hay varios factores que explican el fuerte decrecimiento del mercado en España. “Hay que tener en cuenta que estamos comparando el trimestre con el de 2015, que fue especialmente bueno porque hubo mucha renovación de equipos en el sector público (fue el año del fin de vida de Windows XP) y por el programa Bing de Microsoft, que nos permitió a los fabricantes traer al mercado ordenadores por entre 279 euros y 299 euros. Ahora no tenemos el efecto Bing, el sector público está menos voyante que en otros trimestres, y se suma la incertidumbre política ante la falta de Gobierno, que no está ayudando, pueslas empresas y los ciudadanos están esperando a ver qué pasa antes de hacer sus inversiones”.

  • Ajustes de inventario

Por tipo de ordenador, los datos de IDC muestran un retroceso tanto en desktop (ordenadores de sobremesa, que caen un 19,4%) como en portátiles, que descienden en menor medida, un 10,9%. El mal comportamiento del sector también se ha dejado notar en el segmento empresarial, que cayó un 8,4%, y en el mercado de consumo, donde el descenso fue mayor, de un 17,7%, donde junto a los factores señalados se añade un ajuste de inventario de algunos fabricantes, según precisa Ugarte, que muestra cierto optimismo: “Las circunstancias no están ayudando, pero vemos proyectos de renovación en marcha”.

Por fabricantes, HP se mantuvo líder, con un 28,7% del mercado, pese a sufrir una caída del 11,8%. A nivel mundial, la firma también cayó un 9% debido, según Gartner, a su nueva estrategia (tras segregarse la compañía en dos) de no competir en el segmento de bajo precio, lo que le penaliza su negocio en volumen. Lenovo y Asus, segunda y tercera en el ranking, son las únicas que han crecido en España. La primera un 1,9%, lo que le lleva a tener una cuota del 24,1%, y la segunda un 11,1%, elevando su cuota de mercado al 14,7%.

Los dos fabricantes que sufrieron mayores caídas fueron Toshiba, que retrocedió un 63,3%, y Acer, un 49%, aunque se mantuvo quinta por detrás de Apple, que cayó un 4,4%. Por su parte, Dell, que ocupa la sexta plaza, cayó un 1,7%, aunque sigue tercera en el segmento empresarial, donde la firma es especialmente fuerte.

Los fabricantes de PC confían en que las empresas españolas se muevan a Windows 10, sobre todo por el beneficio que aporta en movilidad (pues es un sistema operativo multiplataforma y funciona igual en ordenadores, que tabletas o móviles) y se impulse la renovación de equipos.