Automoción

Volkswagen redujo un 20% su beneficio en el primer trimestre

Logotipo de Volkswagen en la fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). EFEArchivo
Logotipo de Volkswagen en la fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). EFE/Archivo EFE

El escándalo por el falseo de las emisiones de los motores diésel del grupo Volkswagen no ha dado, de momento, un nuevo susto económico a la compañía. A la espera de la resolución del proceso en EE UU el próximo 21 de junio, con las correspondientes compensaciones o indemnizaciones que lleve aparejadas, la compañía ha conseguido cerrar el primer trimestre del año en positivo. Gana un 20% menos que en el primer trimestre de 2015 pero al menos, se mantiene en números negros. El año pasado, cerró con unas pérdidas de 1.582 millones de euros por el impacto de los 16.200 millones provisionados para hacer frente a los costes del escándalo.

“En vista de la amplia escala de retos a los que nos estamos enfrentando, estamos satisfechos en conjunto con el principio de año que hemos hecho en lo que, sin lugar a dudas, será un ejercicio 2016 exigente”, explicó ayer el presidente de la compañía, Matthias Müller. El beneficio neto atribuido entre enero y marzo se quedó en 2.306 millones de euros, lo que supone una disminución del 20,1%, según los datos publicados por la empresa.

La automovilística explicó que sus resultados se vieron afectados “por la caída de las ventas y por los efectos negativos del tipo de cambio”, que no se vieron compensados “por el impulso del catálogo renovado de productos y por la mayor contribución por parte de la división Volkswagen Financial Services”, destacaron. Entre enero y marzo de 2016, la corporación contabilizó una cifra de negocio de 50.964 millones de euros. Representa una disminución del 3,4% en comparación con los 52.735 millones de euros ingresados en el primer trimestre de 2015.

El presidente de la corporación apuntó que, durante los tres primeros meses del año, la compañía trabajó para limitar los efectos del caso del software que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel. Resaltó que la empresa logró unos resultados “respetables” bajo unas condiciones complicadas.

Al mismo tiempo, el beneficio operativo se situó en 3.440 millones de euros, registrando una subida del 3,4%. Este crecimiento se explica “por los ajustes positivos de 300 millones de euros” realizados en las provisiones vinculadas al caso del diésel.

La compañía automovilística ha provisionado 16.200 millones de euros para hacer frente a los arreglos de 11 millones de vehículos en todo el mundo, las demandas judiciales y las posibles compensaciones, indemnizaciones o recompras a las que tenga que hacer frente en EE UU. En este país, donde espera llegar a un acuerdo judicial sobre el falseo de las emisiones, la automovilística tendrá que recomprar, presumiblemente, 480.000 vehículos de sus marcas. En estos resultados de primer trimestre, no se han hecho provisiones extraordinarias al respecto del escándalo.

Sin embargo, estos resultados han sido una sorpresa para los analistas porque, incluso excluyendo los 300 millones de ajuste de las provisiones, los expertos consultados por Reuters estimaban un resultado operativo máximo de 3.150 millones de euros, que la empresa ha superado.

De hecho, la media de consenso estimaba una caída del beneficio operativo del 17%, hasta los 2.750 millones de euros, frente a la subida efectiva. “Nuestra prioridad máxima, a corto y largo plazo, es salvaguardar la robustez financiera de la compañía y más a la luz de los efectos previstos del escándalo de las emisiones”, afirmó el director financiero de la empresa Frank Witter.

Audi ganó 1.302 millones de euros hasta marzo, un 8,4% menos, y facturó 14.511 millones de euros, un 0,9% menos, mientras que Skoda logró un beneficio operativo de 315 millones de euros en este periodo, un 30,1% más, y su cifra de negocio creció un 6,4%, hasta 3.379 millones de euros.

Seat gana un 63% más pese a la caída de ventas

La automovilística Seat, propiedad del grupo Volkswagen, registró un beneficio operativo de 54 millones de euros en el primer trimestre de 2016. Supone una subida del 63,6% en comparación con las cifras del mismo periodo del año anterior, según los datos publicados ayer por su matriz Volkswagen. Es el “mejor resultado obtenido por la compañía en un primer trimestre desde 2001”, destacaron.

“Seat está en el camino de registrar beneficios consolidados y estables en el tiempo. Ha realizado progresos muy notables”, señalaron desde la empresa. La compañía con sede en Martorell (Barcelona) superó significativamente el resultado operativo de 33 millones de euros contabilizado en el primer trimestre de 2015. Esta mejoría se explica por la “reducción de costes” realizada en el seno de la compañía, que ha logrado compensar la caída de las comercializaciones. Las ventas totales de vehículos de la firma que preside Luca de Meo, que incluyen las unidades del Audi Q3 fabricadas en la planta de Martorell, fueron de 127.000 unidades, un 7,8% menos que en el mismo periodo del año pasado.

La facturación de la compañía española se situó en 2.070 millones de euros entre enero y marzo de este ejercicio. Representa una disminución del 5,1% en comparación con los 2.182 millones de euros ingresados en hasta marzo de 2015.

Seat está en periodo de lanzamiento de su nuevo todocamino Ateca, que ya está a la venta en España aunque las primeras unidades no llegarán hasta junio. La empresa asegura que la demanda del Ibiza y del León “sigue siendo elevada” y que el Alhambra registró “una tasa de crecimiento sana”. La fábrica de Martorell se prepara para el Audi A1.