Automoción

La DGT planea un distintivo único en los coches compartidos

La DGT tiene preparada una batería de propuestas para impulsar y homogeneizar los servicios de coche compartido en España.

Entre ellas, una etiqueta propia identificativa

Un vehículo de servicio de coche compartido.
Un vehículo de servicio de coche compartido.

Las posibilidades para desplazarse hoy de un punto a otro son cada vez más variadas. Ya no se trata solo de elegir entre coger el coche particular o el autobús. Además del transporte público, se suman las posibilidades de compartir coche, viajes o recorridos comunes.

Para unificar y visibilizar estos servicios, cada vez más comunes, la Dirección General de Tráfico (DGT) está preparando un potente paquete de medidas.Tal y como explicaron en la IV Conferencia Española de Car-Sharing, los vehículos contarán con “una etiqueta identificativa, un epígrafe propio en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) y una normativa específica, con su propia señalética para ayudar al desarrollo de este producto de movilidad en las ciudades”.

Gracias a la propuesta tecnológica DGT 3.0, que incrementa el flujo de información sobre circulación, vehículos o accidentes que recibe el organismo, los vehículos de car sharing estarán, a partir de septiembre, conectados a una central de datos. Este núcleo de la DGT identificará a cada vehículo en función de sus características, la empresa que lo opera y los servicios que presta.

Con estos datos, la DGT asignará determinados privilegios a este automóvil según su grado de implicación en el proyecto de movilidad sostenible, con el objetivo de reducir las emisiones, minimizar las congestiones y cumplir la hoja de ruta de cero fallecidos y lesionados.
Además, la DGT está estudiando para un futuro próximo medidas adicionales como una guía de buenas prácticas en car sharing para municipios y la libre circulación de este tipo de vehículos en los carriles Bus-VAO.

Desde la Asociación Española del Car Sharing, se instó a las administraciones a tomar un papel más activo a la hora de difundir los beneficios del car sharing. Además consideró necesario la puesta en marcha de una estrategia global participada por las administraciones central, autonómica y local, en favor de una movilidad más eficiente y sostenible.

Este negocio ya duplica su base de clientes

La AECar-Sharing estima que, a cierre de este año, estos servicios incrementarán su base de clientes en un 115% frente a lo registrado en 2014, con unos 70.000 usuarios anuales a final de 2016. Los vehículos se incrementarán en un 85%, hasta los 880 automóviles funcionando en estos servicios. Estiman que el consumo de energía y de emisiones se reduce en un 64%
Según las encuestas realizadas por la asociación, hay un potencial de clientes de coche compartido en el mundo de 37 millones de usuarios. En Alemania y en EEUU, ya hay un millón de clientes.