El futuro de la banca

Banco Popular: ¿qué deben hacer los accionistas?

Los analistas recomiendan acudir a la ampliación de capital

Sucursal bancaria del Banco Popular en una calle de Madrid.
Sucursal bancaria del Banco Popular en una calle de Madrid.

Los accionistas de Banco Popular son el equipo más sufridor de la Bolsa española. Los títulos de la entidad han pasado de valer 30 euros a rozar los 1,5 euros. La última etapa de este via crucis ha sido el anuncio por parte de la entidad de que va a ampliar capital por un importe de 2.505 millones de euros y va eliminar el dividendo. No es la primera vez. En 2012, los directivos del banco también pidieron un esfuerzo para recapitalizar y sanear el grupo. También con 2.500 millones de euros. También con supresión de la remuneración al accionista incluida.

“Una familia adinerada me pidió consejo sobre una inversión que tenían en títulos de Banco Popular. Habían comprado en pleno pico. Casi un millón de euros. Era 2009 y los títulos ya habían caído. Les dije que era mejor que diversificaran sus inversiones financieras, pero no me hicieron caso. Les gustaba el buen dividendo que pagaba la entidad. Y ahora han perdido casi toda la inversión”. Es el relato de un banquero privado, que gestiona decenas de millones de euros.

Que la apuesta por Banco Popular en los últimos años ha sido una ruina es indiscutible. Ahora bien, ¿qué deben hacer los pequeños accionistas del banco? ¿Deben acudir a la ampliación? ¿Es mejor vender los derechos de suscripción? ¿Puede ser una estrategia invertir después de la operación?


1. La operación

Banco Popular necesita 2.505 millones de euros para recapitalizarse y poder absorber potenciales pérdidas. Para ello emitirá nuevas acciones. En concreto aumentará en un 33% los títulos en circulación. Para no perjudicar a los actuales accionistas –que si no van a la ampliación verán cómo su participación se diluye cerca de un 50%–, la entidad ofrece derechos de suscripción de acciones nuevas.

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron. ampliar foto
El presidente de Banco Popular, Ángel Ron.

Por cada acción de Popular se recibirá un derecho y por cada 14 derechos se podrán recibir 13 acciones. El precio de suscripción será de 1,25 euros (0,5 euros de nominal y 0,75 de prima de emisión), frente a los 2,356 euros a los que cotizaban los títulos el miércoles, es decir, un descuento de casi el 50%.


2. Ir o no ir

La primera disyuntiva a la que se debe afrontar el pequeño accionista es si acudir o no a la ampliación. José Ramón Iturriaga, gestor del fondo Okavango Delta, que mantenía un 6% de su patrimonio en Popular, se mostró ayer partidario de acudir a la operación. “Los directivos han tomado la peor decisión, que perjudica seriamente a los accionistas. Pero llegados a este punto, considero que lo adecuado es ir a la ampliación para no diluir la participación”, explica.

Una nota enviada a clientes por la firma Beka Finance explica que, teniendo en cuenta los resultados del primer trimestre, “la operación es más atractiva para los actuales accionistas, que para los que o lo son”.

Quienes opten por comprar nuevas acciones deberán ser conscientes de que al menos hasta la primavera del año que viene el banco no pagará ningún dividendo a los accionistas.


3. Las alternativas

Quienes decidan acudir a la ampliación tienen varias posibilidades para hacerlo. Puede vender todas las acciones viejas y comprar derechos para suscribir nuevamente. Puede efectuar la denominada operación blanca, que consiste en vender las acciones viejas necesarias para efectuar la suscripción de tal forma que al inversor no le suponga desembolsos adicionales.

También puede vender los derechos y comprar acciones viejas sin derechos de suscripción. O utilizar sus derechos para desembolsar dinero y suscribir las acciones nuevas que le correspondan.

“La decisión depende de la situación de la persona. Si no tiene liquidez, puede optar por la operación blanca para no tener invertir dinero adicional”, explica Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital. “También dependerá de lo que crea que va a pasar con la operación. Los bancos colocadores garantizan que la ampliación va a salir adelante, pero si el mercado percibe que hay clientes institucionales que no van a acudir puede empezar a caer el precio de la acción. Si vendes derechos, y esperas, podrías sacar más rentabilidad, pero está claro que se corre un riesgo, porque no hay evidencias de que la operación se vaya a torcer”.


4. Y después...

La cuestión espinosa: ¿bastarán los 2.500 millones de euros para despejar por completo las dudas que había sobre la solvencia de Banco Popular, y que tanto han castigado su cotización bursátil? En este punto, los analistas no son unánimes. Está claro que el balance del banco estará mucho más saneado con esta inyección de dinero fresco, que mejorarán su ratios de capital y se alejarán algunos fondos que atacado la acción poniéndose cortos pero... ¿es creíble el programa de ajustes que ha planteado la dirección, que contempla la una desinversión de 15.000 millones de euros en activos improductivos?

Gonzalo Sánchez, especialista en banca de Gesconsult, es bastante escéptico: “no tengo claro que con estos 2.500 millones de euros se solucionen por completo los problemas del banco; necesita vender muchos activos tóxicos o participar en una operación corporativa, pero estas operaciones están muy condicionadas por el clima político”. De momento, todas las casas de análisis han revisado a la baja su precio objetivo sobre Banco Popular.

Cantos, de atl Capital, considera que el plan es factible, pero recuerda que todo el sector se enfrenta al gigantesco desafío de tener que lidiar varios años con tipos de interés cercanos a cero.