Materias primas

El petróleo supera los 50 dólares por barril, ¿y ahora qué?

El petróleo supera los 50 dólares por barril, ¿y ahora qué?

El petróleo está de vuelta. El barril de tipo Brent, de referencia en Europa, supera hoy la barrera psicológica de los 50 dólares por primera vez en más de seis meses, desde que la abandonara el pasado 3 de noviembre. La caída ayer de los inventarios en Estados Unidos en 4,2 millones de barriles, cuando se esperaba una caída de 1,6, dio alas un oro negro que se encontraba en máximos anuales, pero que no había sido capaz de retar a la gran resistencia.

El 20 de enero el barril de petróleo tocó mínimos inéditos desde noviembre de 2003, un suelo en el que se asentó antes de recuperar un 80% de su valor en apenas cuatro meses. La vertiginosa subida ha roto las previsiones de todas las casas de análisis, que esperaban un ascenso progresivo. Así, las previsiones más optimistas, las de Citigroup, situaban el crudo a 50 dólares a finales del presente ejercicio. La escalada prevista, entonces, habría alcanzado las metas siete meses antes de lo previsto.

Desde el punto de vista técnico, la cotización del barril ha llegado a un nivel crucial, explica Marc Artés, consejero delegado de Trading Intradía. "En los 50 dólares está el origen de la última caída del precio en octubre del año pasado. Si pudiera superar esta zona con intención, se dirigiría a la siguiente zona importante, los 61 dólares, máximos de hace un año", analiza el experto.

Pero, como siempre, las posibilidades de un retroceso también están presentes. "Si no pudiera superar los 50 dólares con fuerza, habrá que estar atentos en primer lugar a los 43 billetes verdes y a la directriz alcista que viene desde mínimos anuales. De perderse esta zona, el siguiente objetivo serían los 35 dólares", advierte Artés.

La producción de fuera de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) en general, y de Estados Unidos en particular, está descendiendo con fuerza en línea con lo previsto por la Agencia Internacional de la Energía en sus últimos dos informes. La organización preveía una pérdida de capacidad de alrededor de 800.000 barriles diarios en 2016, una reducción que sería asumida en más del 50% por Estados Unidos. 

Sin embargo, la rapidez de la subida de los precios del oro negro puede ser su propia perdición. El barril de Brent se acerca peligrosamente al nivel de los costes de extracción del fracking, estimados por la mayoría de los expertos en algo menos de 60 dólares por barril. La más cara de las tecnologías y origen último de esta crisis del crudo podría resurgir, advierten los expertos de Goldman Sachs, y volver a saturar el mercado de cara a finales del año. El precio, entonces, volvería a caer.

"La recuperación ya está en camino", señaló a Bloomberg Giovanni Staunovo, analista de UBS, que señala, sin embargo, que las últimas subidas se han producido por recortes imprevistos en la oferta que no deberían durar. "La recuperación a corto plazo depende de que se mantenga la caída de la producción en Estados Unidos, pero los precios actuales podrían convertirse en un salvavidas para los frackers", analiza.

No opina igual Félix González, director general de la Eafi Capitalia Familiar, que sostiene que no es tan sencillo volver a poner en marcha plataformas que se han paralizado o desmontado parcial o totalmente. "Los productores necesitan indicios sólidos de que estos niveles de precios se van a mantener porque el fracking es una tecnología que requiere una fuerte inversión. La oferta de petróleo es más rígida de lo que la gente suele creer, por lo que el precio tendrá que subir bastante para que el fracking vuelva a lanzarse", explica. 

La OCU advierte de próximas subidas en los carburantes

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de próximas subidas en los precios de los carburantes debido al encarecimiento del crudo, que acaba de superar la barrera de los 50 dólares el barril, un nivel en el que no se encontraba desde noviembre.

Entre enero y comienzos de mayo, el precio de los carburantes ha aumentado un 9,75%. La subida ha sido superior en el caso del diésel, con un incremento del 10,6%, mientras que la gasolina se encareció un 8,9%. Para la OCU, estas subidas son “considerables para los consumidores si se tiene en cuenta que se han producido con un margen escaso de tres meses”.

La organización también advierte de que las últimas subidas del precio de petróleo traerán consecuencias inmediatas para los consumidores, ya que, aunque el precio al que cotiza este jueves el crudo es para suministros de julio de este año, “no sería raro esperar que su repercusión en el precio del surtidor fuera casi automático”.

“Lamentablemente”, señala, esta “suele ser la práctica habitual que perjudica a los consumidores”. “Esta política de precios, calificada como de plumas y cohetes por la CNMC, va a hacer los consumidores vean incrementarse el precio del combustible que de forma casi inmediata, justo lo contrario de lo que ocurre cuando el precio baja”, afirma.