Reunión del Círculo de Economía

"Señor Iglesias, ¿usted cree en Dios?"

Las medidas de Podemos van en sentido contrario a las recomendaciones de los empresarios

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, durante su intervención en las jornadas de economía de Sitges.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, durante su intervención en las jornadas de economía de Sitges. EFE

La XXXII reunión del Círculo de Economía empezó este jueves en Sitges con la presentación del Barómetro de los Círculos, que recoge un catálogo de opiniones y recomendaciones de los empresarios. En el informe, la reforma laboral del Gobierno es considerada la mejor medida de la anterior legislatura. En el ámbito fiscal, los empresarios reclaman rebajar el impuesto sobre sociedades, reducir el impuesto sobre sucesiones o eliminar el impuesto sobre el patrimonio.

Horas más tarde, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, presentó ante el Círculo de Economía sus planes económicos. Entre otras medidas, prometió que si gobierna derogará la reforma laboral del Gobierno, elevará el impuesto sobre sociedades, afianzará el impuesto sobre sucesiones y reducirá el mínimo exento del impuesto sobre el patrimonio para que lo pague un mayor número de contribuyentes. Iglesias prometió justo lo contrario de lo que reclamaron los empresarios.

El secretario general de Podemos sabía perfectamente que jugaba fuera de casa y ante un auditorio hostil a sus propuestas. Ello no impidió que los asistentes aplaudieran el discurso de Iglesias, que vio cómo el público cuestionó en el turno de preguntas que las políticas de gasto que promete Podemos sean financiables.

A pesar de las diferencias ideológicas, o precisamente por ellas, había mucho interés en conocer al líder de un movimiento que ha cambiado el panorama político y amenaza con romper la hegemonía del PSOE en la izquierda. El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, le lanzó una batería de preguntas de carácter más personal: "¿En qué cree usted? ¿Cree en la propiedad privada, cree en el sacrificio, cree en el talento? Señor Pablo Iglesias, ¿usted cree en Dios?". El líder de Podemos rechazó entrar en el fondo de la última pregunta, que consideró que permanece a la esfera privada. Aun así, mostró sus simpatías por el discurso del Papa Francisco, muy crítico con las desigualdades sociales. Iglesias mostró también su respeto por la propiedad privada, aunque también defendió el papel interventor y redistribuidor del sector público.

"Esperemos que este sea el principio de una larga amistad", se despidió Costas de Iglesias, que abadonó Sitges acompañado de una veintena de personas, entre las que estaba Nacho Álvarez, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid. Recuerden este nombre, dijo Iglesias, que señaló que Álvarez jugaría un papel importante si Podemos alcanzaba el Gobierno.