Boletín del Banco de España

Los hogares tiran del PIB por las buenas condiciones del crédito

Se mantiene la senda de crecimiento del consumo privado, pero se moderan el sector servicios y la construcción

Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid.
Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE

El informe elaborado por el supervisor recuerda las cifras adelantadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que precisamente mañana jueves dará a conocer el detalle de en qué se sustentó ese avance trimestral del PIB de enero a marzo del 0,8% y del 3,4% anual; cifras prácticamente idénticas a las del trimestre anterior. Sus estimaciones elaboradas a partir de los datos coyunturales de los que dispone constatan que la expansión del producto habría seguido sustentándose en el gasto privado interno, si bien reconoce que algunos indicadores mostraron un comportamiento dispar.

Tipos de interés

Entre las claves que explican este mantenimiento del buen tono del PIB, el Banco de España responsabiliza sobre todo a unas favorables condiciones de financiación (con tipos de interés de los nuevos préstamos que se mantuvieron en el 2,3% para la compra de vivienda y en el 6,3% en los créditos al consumo), que estarían impulsando “el comportamiento dinámico del gasto de los hogares”.

En cuanto a otros indicadores, el informe pone de manifiesto cómo los datos cuantitativos más recientes no son plenamente coincidentes. De hecho, mientras las matriculaciones de vehículos repuntaron con fuerza en abril, el índice de comercio al por menor y las ventas de bienes y servicios de consumo de la Agencia Tributaria ralentizaron sus ritmos de avance. En un sector tan relevante como la construcción, por ejemplo, también se detectó cierta ralentización de la actividad en el primer cuatrimestre, fundamentalmente por el parón de la obra civil.

La inversión, el otro gran componente de la demanda interna, también reflejó un comportamiento favorable en abril. Las mejoras más importantes se registraron en la confianza empresarial, basada en las buenas expectativas sobre la futura evolución de su cartera de pedidos. Llama la atención que el boletín del Banco de España no haga ni una sola mención al efecto que puede estar teniendo sobre la economía el hecho de que no haya Gobierno y tengan que volver a repetirse las elecciones.

Sin embargo, el consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, advirtió ayer de que la ausencia de Gobierno podría estar retrasando decisiones de inversión pública y privada en España por valor de unos 2.000 millones de euros, equivalente aproximadamente al 0,2% del PIB.

En este sentido, las estimaciones de BBVA Research apuntan a que el PIB crecerá un 2,7% este año, lo mismo que en 2017. El servicio de estudios del banco prevé además que el crecimiento de España podría ser entre siete y ocho décimas superior sin la incertidumbre política.

Durante su intervención en el encuentro de primavera celebrado por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), González-Páramo consideró además que unión bancaria en Europa aún está “incompleta”, puesto que las autoridades europeas todavía tienen que poner en marcha un fondo europeo de garantía de depósitos. Además, abogó por una mayor integración política y monetaria.

El consejero ejecutivo de BBVA, que entre 2004 y 2012 formó parte del consejo de gobierno del BCE, admitió que hace solo cinco años no hubiera imaginado que esta institución iba a ser el supervisor de todos los bancos de la eurozona en 2016.