Breakingviews

Bayer y la maldición del conglomerado

El grupo alemán solo puede reunir los 62.000 millones de su oferta por el productor de semillas estadounidense sirviéndose de su gran división sanitaria.

Werner Baumann, consejero delegado de Bayer.
Werner Baumann, consejero delegado de Bayer.

La oferta de Bayer por Monsanto podría ser un triunfo para una bestia corporativa pasada de moda: el conglomerado. El jefe de Bayer, Werner Baumann, solo puede reunir los 62.000 millones de dólares (unos 55.300 millones de euros) que necesita para adquirir el productor de semillas estadounidense porque su negocio de la ciencia de los cultivos está respaldado por el gran y próspero negocio de la salud, que representa el 63% del Ebitda de Bayer. Puede que Baumann lo vea como el beneficio de estar diversificado. Para los accionistas, podría llegar a ser todo lo contrario.

A los accionistas de Monsanto se les están ofreciendo casi 15.000 millones de dólares más por sus participaciones que su valor de mercado del 9 de mayo, el día antes de Bayer moviera ficha. Dado que 47.000 millones de dólares del valor total de la operación se financiarán con deuda, el grupo fusionado tendrá unos préstamos de cuatro veces su Ebitda combinado.

La compra de Monsanto podría beneficiar a una parte del negocio de Bayer a expensas de la otra

Pero, en realidad, gran parte de la deuda se carga al negocio sanitario de Bayer. Si su unidad de cultivos comprara Monsanto sin ayuda, terminaría con un endeudamiento neto de más de siete veces el Ebitda combinado, lo cual parece demasiado elevado como para estar cómodo. El riesgo es que se atrofien las opciones de Bayer de realizar adquisiciones en el sector sanitario. La compra de Monsanto podría beneficiar a una parte del negocio a expensas de la otra.

Puede que la mayor preocupación para los accionistas sea simplemente que parece que el acuerdo va a destruir valor. Bayer espera 1.500 millones de dólares en sinergias anuales. De acuerdo con un cálculo de Breakingviews, esto representa un valor neto de alrededor de 11.000 millones de dólares en comparación con los 15.000 millones de prima.

Como empresa independiente, la unidad de Bayer dedicada a los cultivos se convertiría en presa en lugar de depredador. El Ebitda de Monsanto es más o menos un 40% mayor que la división que está adquiriendo. El gigante alemán ha tomado medidas para reducir su dispersión, escindiendo las especialidades químicas y de plásticos, y gestionando bien el resto de su negocio. Desde la perspectiva de los accionistas de Bayer, vender el negocio de los cultivos por una prima podría haber sido una forma más rápida y menos arriesgada de crear valor.