Petróleo

Brufau: "Lo mejor que nos puede pasar es que desaparezca la OPEP"

Defiende que las reglas del mercado sin este cártel “están más claras”

Brufau: "Lo mejor que nos puede pasar es que desaparezca la OPEP"

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha abogado hoy porque la OPEP “desaparezca como cártel” y que el mercado del petróleo funcione como tal, con reglas de oferta y demanda, y no en función de las necesidades de precios de “unos señores”El presidente de Repsol, Antonio Brufau, aseguró el viernes que lo mejor que le puede pasar al sector del petróleo es que la OPEP desaparezca como cártel para que el mercado pueda regirse por las reglas de la oferta y la demanda. En su discurso ante la junta general de accionistas, Brufau aseguró que la OPEP “ha dejado de actuar como un cártel y que el mercado fluctúe con reglas del mercado, de lo cual nos tenemos que alegrar”. Desde que esta organización ha dejado de marcar los precios, “las reglas están más claras”, subrayó Brufau.

 Respecto a la cotización del crudo, el presidente de Repsol auguró una recuperación para finales de este año, que ya se está viendo con el barril en los 49 dólares, si bien, Repsol sigue trabajando para ser “una compañía rentable con un escenario de 50 dólares el barril, límite con el que mantendrá la política de dividendo. “Todo lo que venga por encima de 50 dólares será mejor para Repsol, pero el mercado está esperando crecimientos importantes”, dijo. Además, consideró “moderadamente prudente” las previsiones de los analistas y agencias de rating para este año 2016, con unas estimaciones de 42 dólares y 36 dólares, respectivamente.

Brufau subrayó que en el sector están “cambiando todos los paradigmas” que existían y consideró que en este año se empieza “a vislumbrar una cierta tensión entre oferta y demanda que tendrá su reflejo en los precios”. Según sus palabras, 2015 fue un “año complejo” debido a la alta volatilidad tanto en el crudo como en el gas, con caídas de más del 50%. Ello obligó a la compañía a realizar provisiones de 2.900 millones de euros que se tradujo en unas pérdidas superiores a los 1.200 millones

A la pregunta de un accionista de si elgrupo está preparada para precios del crudo inferiores a los 30 dólares el barril, Brufau dijo que si esto “ocurriera durante mucho tiempo, el problema no será petróleo sino otra cosa, un problema de la economía y geopolítico”.

Por su parte, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, afirmó que 2015 fue un ejercicio “de profunda transformación” para la compañía, en un “año retador y con un entorno complejo”, marcado por la compra de la canadiense Talisman Energy y por un nuevo plan estratégico enfocado en la creación de valor y la resiliencia, todo ello en un entorno de precios bajos”, añadió al respecto. “Lucharemos para que no caiga la cotización”, señaló.

Antonio Brufau dedicó parte de su discurso a la lucha por el cambio climático. Criticó las subvenciones a las renovables (unos 23.000 millones en la tarifa entre 2009 y 2012, según sus cálculos) que están dirigidas a “mejorar la cuenta de resultados” de las empresas y no “a crear retornos económico o sociales” y apostó por la inversión en eficiencia energética como mejor camino para alcanzar los objetivos de la COP21 de París de reducción de emisiones.

El directivo señaló que la petrolera está comprometida “con su esfuerzo, y no con el esfuerzo de los demás”, para ayudar a reducir las emisiones de CO2 y se mostró más ambicioso en el cumplimiento de esos objetivos con una reducción en dos grados centígrados, para lo que es clave la eficiencia energética.

Tras arremeter contra el carbón, señaló que el 68% de todas las emisiones a la atmósfera proceden de la energía, y de ella, el 42% corresponde a la electricidad y el 23% al transporte. “La electricidad es responsable del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el transporte del 17%”, subrayó.

En este sentido, destacó que el petróleo y el gas tendrán un papel “fundamental”, aportando más del 50% de la demanda de energía final. Asimismo, Brufau aseguró que decir que un coche eléctrico emite cero emisiones “es absolutamente falso, ya que hay que ver como se genera la energía que utiliza, y puso como ejemplo a este respecto a Alemania. “Igual la subvención va al sector del carbón alemán o del sector del automóvil”, señaló.

.

 

Puerta abierta a una subida del dividendo

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha abierto las puertas a una subida del dividendo si se produce una recuperación de los precios del petróleo, aunque sería una decisión del consejo de administración. “Si se recuperan los precios, el consejo tendrá que interpretar cuál es el nivel del dividendo. A 100 dólares fue un euro por acción, pero no corresponde a un servidor decidirlo”. La junta aprobó un dividendo complementario de 0,30 euros brutos por acción frente a los 0,5 euros por títulos anterior.

Brufau defendió que las provisiones realizadas en el ejercicio 2015 por la compañía por más de 2.900 millones de euros son “seguramente de las menores en todo el sector” y subrayó que son contables y, por tanto, no afectan a la caja ni al dividendo. “Ahora preocupa, sin lugar a dudas, pero a los accionistas no les debería quitar el sueño”.

La junta aprobó asimismo la reelección del presidente de Caixabank, Isidro Fainé, y del consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, como consejeros de la petrolera, ambos por cuatro años. También se dio el visto bueno a la aplicación de un nuevo sistema retributivo para el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, referenciado al valor de las acciones de la compañía. El nivel de cumplimiento de este sistema, que tendrá un peso del 10% sobre la retribución variable anual de 2016, vendrá determinado por la evolución de la cotización de la acción de Repsol frente a la muestra de otras compañías del sector.

Por otra parte, Repsol compensará todas las emisiones de la junta general de accionistas mediante la contratación voluntaria de créditos de CO2 generados por un proyecto internacional de protección del medio ambiente.