Educación

Formación profesional: una vía directa al empleo

Los centros privados de formación profesional se concentran en especialidades poco frecuentes en los públicos

Estudiantes de la Escuela Superior de Imagen y Sonido CES, en Madrid.
Estudiantes de la Escuela Superior de Imagen y Sonido CES, en Madrid.

¿La hermana pobre de la enseñanza? Hace tiempo que no. La Formación Profesional (FP) ha reafirmado en los últimos años su capacidad para atraer alumnos y, lo que es más importante, de formarles para enfrentarse con éxito al mercado laboral. Tanto es así que las últimas cifras del Ministerio de Educación constatan que los titulados en FP logran más contratos indefinidos que los universitarios. En los tiempos que corren, no es ninguna tontería.

Según el primer mapa de inserción laboral de titulados de FP, elaborado por Educación, el curso pasado nueve títulos de los 172 existentes en España concentran más de la mitad de los contratos que se hicieron a estos graduados en 2014 (último dato disponible). En concreto, Gestión Administrativa, Cuidados Auxiliares de Enfermería y Administración y Finanzas son los ciclos formativos en los que se cerraron más contratos laborales.

Nueve de los 172 títulos existentes de FP en España concentraron la mitad de las contrataciones realizadas

Y es que la oferta de empleo dirigida a titulados de Formación Profesional aumentó en 2014, aglutinando el 30,7% del total. Así lo recoge un informe elaborado por Adecco. Por áreas geográficas, Madrid, Cataluña, Andalucía y País Vasco son las comunidades que más requieren a estos profesionales, concentrando más del 68% de las ofertas.

En cuanto a las preferencias de las empresas, hoy en día, según Elena del Pozo, directora regional de Adecco, las titulaciones más demandadas “tienen que ver con el área de administración (sobre todo, finanzas), comercio y marketing, el área tecnológica y sanidad (en especial, para perfiles como los enfermeros). Esto va en consonancia con lo que busca el mercado en general, pues cuando se demandan titulaciones superiores también se piden de estas ramas”. Últimamente la consultora ha observado una mayor afluencia al mercado de trabajo de titulados en centros privados para cubrir vacantes en las áreas de sanidad o tecnología.

Y es que la iniciativa privada se ha tomado en serio ofrecer este tipo de enseñanzas, sobre todo las de grado superior, estudios que permiten acceder a un grado universitario. De hecho, entre un 11% y un 15% de los estudiantes universitarios proviene de la FP y, al contrario, como consecuencia de la crisis, muchos licenciados complementan sus estudios cursando una FP de su rama para mejorar la empleabilidad.

  • Captar universitarios

Precisamente, los centros privados están captando alumnos entre universitarios que buscan ampliar su formación mediante sus títulos más nuevos y especializados que, a menudo, son lo que les diferencia de los institutos públicos. Hace pocos días, por ejemplo, la Generalitat Valenciana anunciaba la contratación de más profesores de Formación Profesional y la apertura de nuevas aulas para el próximo curso. Y, entre las nuevas titulaciones, animación 3D, juegos y entornos interactivos solo son ofertadas en los centros de carácter privado. En Madrid también ocurre que para estudiar algunas de las nuevas titulaciones, como energías renovables o emergencias sanitarias, hay que acudir a escuelas privadas.

La Formación Profesional se ha especializado mucho en el ámbito privado, sobre todo en las áreas de sanidad, informática y comunicaciones e imagen y sonido, según los expertos consultados. “Aunque las ramas de administración y gestión son aquellas que más masa crítica generan, al tratarse de titulaciones con gran empleabilidad debido a la inclusión en cualquier sector; la informática y comunicaciones dan lugar a profesiones mucho más concretas y en constante evolución, donde el alumnado ve más posibilidades de incorporarse al mercado laboral y le son muy atractivas”, asegura Diana Seguí Mas, directora del Centro Profesional Madrid/Valencia de la Universidad Europea, institución que ofrece 13 titulaciones de grado superior.

Nuevas tasas y becas

Estudiar FP ya no es gratis. En 2012, el Gobierno decidió gravar estos estudios con una tasa que antes no se aplicaba. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, cuesta 400 euros cursar un grado superior. En Cataluña también empezaron a cobrar 360 euros hace cuatro años. En los centros privados, matricularse supone más dinero; sin embargo, el coste se ha hecho más llevadero desde que en algunas comunidades autónomas se hiciera coincidir esta nueva tasa con la concesión de becas para que los estudiantes las utilicen a título individual en cualquier centro privado. Madrid ha destinado para este curso 22 millones de euros a ese fin.

Las del ámbito sanitario, por ejemplo, “son muy demandadas y no hay tanta oferta pública como demanda. Además, capacitan al estudiante para desarrollar una profesión muy concreta y son muy vocacionales. El alumno tiene muy claro que es la profesión que quiere llegar a desarrollar en un futuro”, añade.

  • Mejor trabajo

El valor añadido de los centros de FP privados radica en “la preocupación de ofrecer a los empleadores los mejores profesionales. Por ello debemos facilitar no solo el aprendizaje de los contenidos básicos, sino también de aquellos conocimientos y habilidades requeridos por el mercado: idiomas, competencias TIC y competencias transversales”, opina Carles Turon Juvanteny, director académico de CEAC, quien hace hincapié en el auge de la propuesta no presencial. En los últimos 10 años se ha disparado la formación a distancia en España, pasando de 5.646 a 56.182 matriculaciones entre 2005 y 2015.

Según Dario Assante, vicedirector de IED Madrid, centro especializado en diseño, las empresas demandarán en los próximos años unas habilidades y competencias muy específicas: “Profesionales con una visión creativa que aporten soluciones y diseñen productos o servicios respetuosos con el entorno, además de una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos y un valor que tenga en cuenta las exigencias del mercado”. En ese sentido, “las nuevas tecnologías, la experiencia de usuario, la sostenibilidad y la creatividad son factores necesarios”.

En la escuela CES, especializada en la rama audiovisual, constatan el éxito de los cursos de animación 3D (con solo dos promociones), o el también reciente Título de Técnico Superior en Asesoría de Imagen Personal y Corporativa. Asimismo confían en que la novedad atraiga a muchos alumnos a las titulaciones que esperan que el Ministerio apruebe en breve. Se trata de los cursos de técnico en vídeo,disc jockey y sonido –que sustituirá a Laboratorio de imagen, indican desde CES– y el grado superior en Caracterización y Maquillaje Profesional.