Editorial

Autopistas de datos al futuro

El avanzar está en el ADN de las compañías de tecnología de la información y la comunicación (TIC). Sea en forma de productos o de servicios, la vanguardia en que siempre procura estar el sector se traslada a otras actividades económicas y lo hace incorporándoles ganancias en términos de eficacia y productividad. Dicho de otro modo: un paso adelante en las TIC lo es también para toda la economía. Y dentro de esa vanguardia las operadoras de telefonía están en la punta de lanza. En España, la telefonía móvil tiene cuatro décadas contabilizadas desde aquellos pioneros teléfonos automáticos en vehículos (TAV). Pero fueron la llegada de la telefonía móvil digital GSM, hace poco más de dos décadas, y su liberalización las que convirtieron en omnipresente el servicio y sus terminales, y a España en uno de los países con mayor grado de penetración del móvil. Sin embargo, la rueda del desarrollo no deja de girar y hoy, cuando aún está en implantación el sistema 4G, las compañías ya preparan un horizonte mucho más lejano y aportador para la economía. En esa línea van planes como el de Vodafone, que se ha marcado nuevos objetivos de desarrollo tecnológico y ya anuncia que a partir de 2020 apagará progresivamente la red 3G para lanzar el nuevo 5G. Mayores y más rápidas autopistas de datos son el mejor futuro para la economía de la información.