Telecomunicaciones

Vodafone apagará el 3G en España a partir de 2020 y lanzará el 5G

Desconectará la red progresivamente y dedicará el espectro a otras tecnologías

Tienda de telefonía móvil de Vodafone en Madrid.
Tienda de telefonía móvil de Vodafone en Madrid.

La dirección de Vodafone ha establecido las nuevas metas para su calendario de cambios tecnológicos en las distintas áreas de negocio. Así, según explicó su consejero delegado, Vittorio Colao, a los analistas esta semana, la operadora prevé desconectar su red de telefonía móvil 3G a partir del año 2020 en Europa, un apagón que se extenderá a España.

Fuentes de la compañía explican que la red 3G se irá apagando de forma progresiva, tal y como sucede habitualmente cuando una tecnología sustituye a otra. “No hay un apagado de repente y total”, indican estas fuentes, que precisan que poco a poco se irá retirando espectro dedicado al 3G para ser destinado a otras nuevas tecnologías.

Precisamente, Vodafone prevé el lanzamiento de los nuevos servicios de 5G en el Viejo Continente, incluida España. Esta tecnología es clave para el desarrollo del llamado internet de las cosas, una de las apuestas de futuro del conjunto de las operadoras.

Con este calendario, parece que la compañía tiene claro que para esa fecha la cobertura de 4G será plena y la gran mayoría de los clientes ya se habrá pasado a la tecnología LTE, que ofrece unas velocidades de acceso a internet con el móvil más alta, lo que facilita la descarga de datos. El 4G permite alcanzar velocidades teóricas hasta 150 Mbps de bajada de internet, y 50 Mbps de subida.

La apuesta está clara. Con respecto a la cobertura de 4G, el avance de Vodafone se ha acelerado durante el último año. Así, su filial en España cerró el ejercicio con una cobertura exterior del 91% de la población, 16 puntos porcentuales más que a la conclusión del año anterior. De hecho, no ha dejado de aumentar trimestre a trimestre.

En el caso de Europa, la cobertura media exterior del 4G de Vodafone se sitúa en el 87% de la población. La compañía ha impulsado este proceso con el desarrollo del plan de inversiones Spring, puesto en marcha hace dos años tras la venta de su participación del 45% del capital de Verizon Wireless, con el objetivo de acelerar los despliegues de las redes de nueva generación, tanto en el fijo como en el móvil, en sus distintas divisiones.

La compañía tiene previsto acelerar la densificación de la cobertura de 4G y 4G+ (esta última permite alcanzar velocidades de 300 Mbps de bajada y está ya disponible en 12 mercados europeos). Con ese objetivo, Vodafone prevé que el 95% de las estaciones base en todas las ciudades europeas de más de 100.000 habitantes estén conectadas con fibra óptica en 2020.

De igual forma, la implantación del 4G no ha parado. Al cierre de su último año fiscal, concluido en marzo, Vodafone contaba con 5,4 millones de usuarios de LTE en España, un 96,5% más que en el año anterior. En términos generales, la teleco tenía 46,8 millones de clientes de 4G en todo el mundo, un 127% más que en el año anterior. De ellos, en torno a 33,4 millones proceden de sus filiales europeas.

La teleco tiene una valiosa red de torres de móvil

Vodafone no ha comentado hasta el momento que tenga alguna intención de cambiar su estrategia con respecto a su amplio portfolio de torres de telefonía móvil, al contrario que otras compañías como Telefónica, Telecom Italia, América Móvil o los gigantes estadounidenses que han vendido a van a vender parte de estos activos. De hecho, la compañía ha sido muy reticente a vender estos activos, aunque según Morgan Stanley podría examinar opciones estratégicas para el portfolio de torres en las zonas rurales.

En este sentido, los mercados financieros conceden una alta valoración a las torres de telefonía móvil de Vodafone, que en Europa cuenta con más de 100.000. Solo en sus mercados principales del Viejo Continente, la teleco tiene en torno a 19.000 torres de móvil en España, según las estimaciones del citado banco de inversión, y en torno a 24.000 en Alemania, 11.350 en Italia, 9.150 en Reino Unido, 5.000 en Holanda y 4.000 en Portugal.

Un informe publicado hace algunos meses por Morgan Stanley concede un rango de valor potencial para estos activos de Vodafone entre 7.300 y 18.100 millones de euros, por encima de competidores como Telefónica y Deutsche Telekom. Dentro de sus estimaciones, estos analistas creen que las torres de telefonía móvil suponen un 20% del total del valor de empresa de la operadora.

No acaban ahí los activos de la compañía en este segmento. El grupo Vodafone posee también el 42% del capital de Indus Towers, la mayor compañía de torres de telefonía móvil de la India, que posee un total de 120.000 torres. Estos activos podrían alcanzar un valor cercano a 4.300 millones de libras (más de 5.610 millones de euros).