Breakingviews
Sede de  algunos de los principales bancos británicos en la City de Londres.
Sede de algunos de los principales bancos británicos en la City de Londres.

El ‘fintech’ se encargará

La investigación británica sobre la banca minorista ha concluido con unas débiles propuestas: más transparencia, un cambio de cuenta más fácil y un tope a los cargos por descubierto.

La investigación sobre la competencia llevada a cabo en la banca minorista británica está demostrando ser tan débil como larga. Tras 18 meses y 500 páginas de conclusiones y propuestas, la Autoridad de Competencia y Mercados de Reino Unido (la CMA, por sus siglas en inglés) aseguró ayer que quería más transparencia en los precios, que cambiar de cuenta sea más fácil y un tope en los cargos por descubierto. Eso no resolverá el predominio de Barclays, HSBC, Lloyds Banking Group, Nationwide, Royal Bank of Scotland y Santander, que copan más de las tres cuartas partes del mercado de las cuentas corrientes.

La CMA no cree que haya que desmantelar los bancos. Y, si bien admite que los resultados de la banca libre de crédito se convierten en cargos opacos en otros sitios, piensa básicamente que no es un problema. Eso es de tener poca visión. Los bancos ávidos de previsibles comisiones de las cuentas corrientes tienden a imaginar formas menos honestas de ganar dinero. La recomendación de limitar las sanciones mensuales por descubierto es, pues, poco más que una tirita.

Tal vez el fintech vaya al rescate, como la CMA espera. Obligar a los bancos a introducir interfaces de programación de aplicaciones (APIs) es una buena idea. Para la banca, esto debería implicar unos servicios más baratos y variados y una mejor comparación de precios. El CMA ha pedido a los mayores bancos del Reino Unido, así como a representantes del fintech que formen un grupo para que esto se convierta en realidad.

Pero esto no es original. La directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago, que deberá trasponerse en la legislación británica en 2018, exige algo similar. Así que las propuestas de la CMA equivalen a dar al país una ventaja sobre esas normas. Los contribuyentes británicos deben estar molestos por el tiempo y dinero invertido en esta investigación para hacer poco más que ponerse al día.