Resultados empresariales

El colapso de Abengoa aflora pérdidas de 340 millones en tres meses

Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla).
Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla). EFE

Abengoa ha sucumbido a las pérdidas en el primer trimestre del año, lastrada por su entrada en preconcurso, que ha supuesto la limitación de recursos financieros y la ralentización del negocio. El grupo de ingeniería, que solicitó el preconcurso el 28 de noviembre de 2015, ha perdido 340 millones de euros en los tres primeros meses del año, frente a los 31 millones de beneficio neto que se anotó en el mismo periodo de 2015, debido al parón del negocio. También ha sufrido el alza de los gastos financieros, tras anotarse en el primer trimestre como pérdidas la venta del bono convertible, pese a que lo ejecutó posteriormente.

Unas pérdidas que han lastrado su patrimonio neto, que se redujo un 93% hasta 214 millones, frente a 2.875 que tenía a cierre del primer trimestre de 2015. Durante los tres primeros meses del año la empresa ingresó 719 millones, un 54% menos que los 1.559 millones registrados un año antes, mientras que su ebitda se ha reducido en un 85%.

La facturación de ingeniería y construcción cayó un 64%, la de infraestructuras concesionales un 49% y la bionergía un 29%. Descensos más agudizados en el ebitda: del 98% en la división de ingeniería y del 51% en infraestructuras.

La deuda neta corporativa de Abengoa se ha duplicado en 12 meses y pasa de los 2.556 millones a marzo de 2015 a 5.148 al primer trimestre de este año. El pasivo total del grupo alcanza los 15.935 millones, un 5% menos que el registrado a cierre de 2015.

ABENGOA 0,01 -8,33%
ABENGOA B 0,00 -11,54%

La cuenta de resultados del grupo también refleja la depreciación de sus activos, que han pasado de 28.109 a 15.833 millones, un 44% menos, caída que también se visualiza en el patrimonio neto que se ha reducido en un 93%, hasta los 214 millones.

Nuevos contratos

Pese a la ralentización del negocio, Abengoa ha logrado durante los tres primeros meses del año firmar varios contratos, como el desarrollo de un proyecto de mejora del servicio de agua en Perú, de 52 millones. O la construcción, suministro y montaje de dos subestaciones eléctricas en Omán por 50 millones.

Durante este periodo varias sociedades han salido del perímetro de consolidación del grupo, fruto de las desinversiones realizadas: la venta de su participación en una planta termosolar de Abu Dabi y la de un parque eólico en Uruguay, por un importe conjunto de 26,7 millones. La planta de Uruguay supuso la liberación de obligaciones sobre deuda de 33 millones.

La compañía, que logró a finales de marzo la homologación del standstill, tiene hasta octubre para lograr el visto bueno a su refinanciación de los acreedores mientras avanza simultáneamente en el plan de viabilidad que acordó con los bancos acreedores y bonistas. Su entrada en preconcurso se ha visto acompañada de cerca de 50 filiales. La última, su filial Abengoa Bioenergy Netherlands ha sido declarada en quiebra esta misma semana.

La situación de la compañía también se ha reflejado en la evolución de su plantilla, que en 12 meses ha mermado un 29%, hasta las 17.800 personas. La mayor reducción se la lleva EE UU, con un 63%. En España la caída es del 25%.