Editorial

Lo que exige la era digital

Se habla mucho, quizás no lo suficiente, sobre el impacto de la revolución digital en los sectores económicos. El foro Retina, que se ha celebrado en Madrid organizado por el diario El País, ha constatado el imparable avance de lo digital en la economía, pero ha aportado también nuevas perspectivas. Porque es el usuario (en definitiva el ciudadano) el que ahora está en el centro de una transformación que algunos denominan como la cuarta revolución industrial. Es el público el que toma las riendas del proceso, el que exige a las empresas que se adapten a él, y no al revés. La industria manufacturera o de servicios está ya inmersa en un proceso en que tiene que personalizar cada producto para cada usuario.

El desafío para las compañías sigue siendo mayúsculo. ¿Solo para las empresas? No:toda la sociedad tiene que embarcarse en esta aventura para que tenga éxito. Y muy en primer lugar el sistema educativo. En palabras de Rosa García, presidenta de Siemens, “para la fábrica 4.0 vamos a necesitar una educación también 4.0”. Todos los escalones de la formación –desde infantil a la universidad y más allá de los títulos– tendrán que orientarse a desarrollar las capacidades y habilidades de los alumnos en el mundo digital. Pero es que ahora alumnos –necesitados de aprender– somos todos.