Breakingviews

Las murallas chinas hoteleras

A los inversores minoritarios de NH Hoteles les preocupa un potencial conflicto de intereses tras la oferta de su principal accionista, la china HNA, por su competidor Carlson.

Entrada de un hotel de la cadena Radisson, perteneciente a Carlson.
Entrada de un hotel de la cadena Radisson, perteneciente a Carlson.

Los consejos de administración españoles son en general acogedores. Las habitaciones de hotel son algo diferente. NH Hoteles, cuyo mayor accionista es la china HNA que cuenta con una participación del 29,5%, se enfrenta a quejas de un potencial conflicto de intereses. Las preocupaciones del demandante, Oceanwood Capital que posee un 10%, son razonables.

HNA hizo recientemente una oferta por la cadena hotelera rival Carlson, propietaria de la marca Radisson y con una participación mayoritaria en Rezidor Hotel Group. Las dos cadenas hoteleras compiten en lugares como Alemania y Bélgica y en cierto momento hablaron de una alianza, según una persona familiarizada con la situación. Los inversores minoritarios pedirán hoy en una reunión al presidente no ejecutivo designado por HNA, el banquero afincado en Nueva York Charles Mobus, que se haga a un lado. Su firma, Benedetto, Gartland & Company, también aconsejó a HNA en su compra de Carlson.

Una legítima preocupación es que HNA podría intentar diseñar un acuerdo entre NH y Carlson que beneficia a los chinos más que a otros inversores. Es cierto, el consejo podría pedir a los miembros del consejo de HNA que se abstuvieran en cualquier discusión. Pero en la práctica, un presidente tiene una influencia significativa. Incluso sin oferta, HNA podría enfrentarse a un conflicto en otras decisiones corporativas de NH como dónde vender y comprar hoteles.

La pelea añade incertidumbre a un delicado equilibrio en el consejo. HNA tiene un tercio de los asientos y nombra a uno de los dos copresidentes de la empresa junto con Hesperia, que tiene solo una participación del 9%.

Los inversores minoritarios, que hablan por casi el 25% de las acciones pero aspiran a llegar al 40%, consideran pedir la renuncia de los cuatro miembros de HNA en la reunión anual prevista para junio. No está claro que vayan a imponerse. NH no está recibiendo mucho de sus conexiones chinas. Lo mejor que pueden esperar es que HNA, a quien presumiblemente no le guste la idea de ser catalogada como una mala marca de huéspedes en la España corporativa, les ofrecezca una decente prima de adquisición.