84.000 millones en ladrillo lastran aún a la banca española

La banca española carga aún con 213.000 millones de euros en activos improductivos

84.000 millones en ladrillo lastran aún a la banca española

La banca española cuenta todavía con un pesado lastre derivado de la explosión de la burbuja inmobiliaria, una carga de 84.000 millones de euros en inmuebles adjudicados desde el estallido de la crisis.

La cifra, según detalla este miércoles el Banco de España en su informe d estabilidad financiera, “se ha mantenido estable desde diciembre de 2012, siempre con valores entre los 75.000 millones de euros y los 84.000 millones de euros”.

De esta carga, un 37,6% del total está compuesta por suelos, un 25% son edificios terminados, un 22,3% son activos adjudicados procedentes de adquisiciones de vivienda, y un 5% son edificios en construcción.

En el último año, los suelos han disminuido en 0,5 puntos, los edificios terminados descienden en 0,43 puntos, las viviendas han aumentado 1,8 puntos y las obras se han mantenido estables.

Pero más allá de estos inmuebles, el riesgo de activos improductivos de la banca sumando también los créditos problemáticos arrojan un importe total 213.000 millones de euros para el sector financiero español.

Una carga de “activos improductivos mantenidos en balance que no generan ingresos en la cuenta de resultados los cuales hay que financiar”, expone el supervisor financiero, que ha publicado los datos referentes al cierre de 2015.

  • "Una rémora la solvencia"

El Banco de España advierte, además, que “si bien estas dos magnitudes en conjunto han descendido un 14,5 %en el último año, aún representan un porcentaje significativo del activo total de los bancos en su negocio en España y presionan negativamente sobre la cuenta de resultados de las entidades, reduciendo su generación de beneficios y, por tanto, siendo una rémora para el aumento de la solvencia de las entidades”.

En cuanto al crédito total que ha sido refinanciado o reestructurado, este asciende a 205.000 millones de euros a cierre del pasado ejercicio, lo que supone un descenso interanual del 6,4% frente al final de 2014.

Del importe total de préstamos que han sido readecuados respecto a los términos de su concesión inicial, el 51,5% correspondió a empresas no financieras y el 46,2% a hogares”, detalla el Banco de España.