Financiación alternativa

Una película colectiva y un crédito rápido en 24 horas

El cineasta Luis Endera cuenta cómo consiguió dinero para su primera película con una campaña de 'crowdfunding' cuando esta fórmula todavía era poco conocida.

Rodaje de la película 'Desde el infierno' de Luis Endera.
Rodaje de la película 'Desde el infierno' de Luis Endera. Cortesía de Luis Endera

El crowdfunding y los créditos rápidos en línea son algunas de las nuevas maneras de financiar proyectos o empresas. Clientes y proveedores de estos servicios explicaron por dónde va el mercado en el Sage Forum, organizado recientemente por la empresa de sistemas de gestión, nómina y pagos Sage, en Ifema (Madrid). En el evento, celebrado en abril, participaron 2.000 empresarios, emprendedores y despachos profesionales.

Luis Endera, director de cine, contó cómo consiguió realizar su primer largometraje, Desde el infierno, mediante crowdfunding, hace cuatro años, cuando estaba mucho menos extendido. “Pensé que iba a ser fácil, pero fue bastante duro, aunque al final lo conseguimos. El crowdfunding te da rapidez e independencia, eres también el productor, el dueño de la película. No hay nadie por encima de ti”.

Tuvieron que hacer dos campañas de crowdfunding. “La primera no funcionó: pedimos 40.000 euros, y en 40 días sacamos 22.000. En 30 días más lo conseguimos. Es mucho más duro de lo que la gente piensa porque hay que darle mucho eco en prensa y redes sociales, pero si tienes el objetivo claro, sacas las fuerzas”.

La persona que aporta a una campaña de crowdfunding “no busca el beneficio, aunque se lo iba a dar. Ponían ilusión”. En Estados Unidos, contó Endera, se está haciendo uno “más de tipo empresarial, con acciones en la empresa”. Para él, “es más interesante, porque no solo invierten los fans, sino también empresas interesadas en que se vea su imagen”.

  • Créditos en línea

Spotcap es una plataforma de créditos en línea que provee préstamos a corto plazo a pequeñas y medianas empresas a partir de capital propio. Diego Bestard, director general, explicó que su objetivo es “cubrir la liquidez de las empresas. La mayoría de pymes no buscan grandísimas inversiones, sino cubrir picos de liquidez hasta que puedan sacar el producto al mercado o les pague su cliente”.

Sus créditos, de hasta 100.000 euros, se conceden en 24 horas, “100% en línea”. La clave, explicó, es que “no hay que desplazarse para papeleos”. Consiguen la información contable directamente, conectándose a las cuentas bancarias del cliente. “Vemos el día a día, lo reciente. Nos da igual lo que pasó hace tres años, porque las pymes tienen muchas variaciones”. Además, utilizan herramientas de big data para analizar los datos.

Sobre los problemas de privacidad y seguridad que puede provocar el acceso a las cuentas, Bestard reconoció que “es muy común” que se lo pregunten. “Es lo que más me preocupaba: cómo iba a recibirlo el mercado. Me gusta hacer un paralelo con la tarjeta de crédito: antes planteaba dudas, hoy en día la tenemos todos, y domiciliada. La conexión a las cuentas es absolutamente segura, más que enviar extractos bancarios por internet, en PDF o Excel. Hacemos una lectura de los últimos 12 meses de movimientos. Acabará siendo algo habitual”, asegura.

Bestard presumió de ser “muy competitivos” en precios. “Tenemos una horquilla relativamente amplia. Si tenemos que cobrar un poco más para asumir cierto riesgo que los bancos no quieren asumir, lo hacemos”. Además, no tienen comisiones.