Para invertir

Cómo ganar dinero aprovechando la incertidumbre del ‘brexit’

Cómo ganar dinero aprovechando la incertidumbre del ‘brexit’

Desde noviembre, momento en el que la libra se cambiaba a 1,42 euros, la moneda británica se ha depreciado prácticamente un 10,7% (hasta los 1,27 euros) principalmente ante el temor de que se produzca una salida de Reino Unido de la Unión Europea, es decir, de que se materialice el temido brexit. Para los inversores, la caída en picado de la libra se está convirtiendo en un auténtico dolor de cabeza ya que, al cambio con el euro, su rentabilidad ha menguado de forma considerable. Sin embargo, para aquellos que decidieran entrar ahora en el mercado, la incertidumbre que rodea al referéndum del próximo 23 de ju­nio, en el que se votará sí o no a la escisión británica, ha abierto las puertas a una atractiva oportunidad de inversión.

“Es el momento, a lo largo del trimestre en curso, de hacer un acopio de libras o de comprar compañías que coticen en esa moneda”, señala Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión. A ojos del experto, los inversores deberían contar con que el brexit no va a producirse porque “todo el mundo, tanto Europa como Reino Unido, perdería con este escenario irracional”. Partiendo de esta premisa indispensable, la operativa que plantea Puig se antoja sencilla. Simplemente pasa por comprar con euros un valor cotizado en libras al tipo de cambio actual, que se ha visto reducido por los temores a una escisión británica. De esta forma, si el resultado del referéndum cumple con las previsiones, la moneda se revalorizará y el nuevo tipo de cambio generará un beneficio automático indirecto en los bolsillos de ese oportuno inversor.

A ello habría que sumarle el comportamiento de las compañías británicas integradas en el Footsie y que están registrando un mejor comportamiento bursátil. El peso de las mineras, que en lo que va de 2016 se sitúan como el sector líder del Stoxx 600 con una subida del 23,5%, resulta determinante en este asunto. Reflejo de ello son Anglo American, que desde mínimos sube un 245%, o BHP Billiton, que se anota un 63%.

Esta estrategia no está, sin embargo, carente de riesgo. Si el referéndum da el visto bueno a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, “la libra continuaría depreciándose, especialmente frente al dólar y el franco suizo”, señala Stephanie de Torquat, miembro del equipo de estrategia de inversión de Lombard Odier. La escisión británica generaría, además, un periodo de incertidumbre que “no sería bien recibido por los inversores, produciría una rebaja en la calificación crediticia de la mayor parte de los activos del país y, a corto-medio plazo, una aversión al riesgo a escala mundial”, analiza.

10,7%

es el descenso experimentado por la libra respecto al euro desde máximos de noviembre de 2015.

-0,01%

es la ligera caída del Footsie, el único gran selectivo que ha cotizado en positivo en 2016.

Pero es que los efectos del brexit no afectarían únicamente a aquellos inversores que cuenten con valores de Reino Unido en su cartera. “Un acontecimiento semejante pondría en riesgo la estabilidad de la Unión Europea, ya cuestionada tras la crisis griega”, explica Torquat. Asimismo, desde Lombard Odier consideran que el sector bancario será un canal de transmisión de los efectos negativos del brexit al resto del mundo, toda vez que “las empresas financieras mundiales utilizan Londres como centro neurálgico para ofrecer sus servicios a toda Europa. Reino Unido acoge casi un 70% de entidades extranjeras que se verían amenazadas”, sostienen.

En los mercados, el golpe no sería menos doloroso. El Footsie, aunque ahora registre una ligerísima caída del 0,01% es el único gran parqué europeo que ha logrado cotizar en positivo este 2016, en gran parte debido al aumento de competitividad que sus exportadoras han logrado gracias a la depreciación de la libra, consecuencia de la incertidumbre relacionada con el brexit. Pese a ello, según el grupo de análisis de Lombard Odier, las compañías que integran el selectivo británico sufrirían si la escisión británica llegase a término, pues, a medida que la incertidumbre impulsara al alza la prima de riesgo, “el impacto positivo en los beneficios de la depreciación de la moneda y del aumento de los precios de las materias primas podría dejar de ser suficiente para compensar el sentimiento negativo y las salidas de capitales extranjeros”.

Ganar dinero aprovechando la debilidad actual de la libra y su posterior repunte implica, por tanto, jugárselo todo a una carta: que finalmente la escisión no se produzca. En este sentido, al menos, los inversores pueden contar con la probabilidad de su lado, toda vez que los sondeos recogen que la mayoría de ciudadanos británicos apostaría por su permanencia en la Unión Europea. Según el índice que Bloomberg ha elaborado y que mide, día a día, la posibilidad de que se produzca un brexit, la escisión queda en una inferioridad notable (23%) frente a la permanencia (77%).

De la misma forma se pronuncian las casas de apuestas, las varas de medir favoritas de los fondos de inversión por la precisión histórica que han demostrado en anteriores votaciones de este tipo. Así, según la firma británica Ladbrokes, las posibilidades de que Reino Unido siga siendo parte de la UE tras la votación del 23 de junio se sitúan en el 67%.