Tabaco

Preacuerdo entre Altadis y sindicatos para el cierre en La Rioja

204 de los 466 empleados afectados se prejubilarán

El resto serán trasladados, aunque se propone la alternativa de la baja incentivada

Manifestación a comienzos de año contra el cierre de la fábrica de Altadis en Logroño.
Manifestación a comienzos de año contra el cierre de la fábrica de Altadis en Logroño.

La dirección de Altadis y los representantes de los trabajadores han llegado a un preacuerdo para el cese de actividad de la fábrica de cigarrillos rubios y negros ubicada en Agoncillo (La Rioja), que se llevará a cabo el 31 de diciembre de este año.

En un comunicado, la tabacalera explica que en el preacuerdo se establece que de los 466 trabajadores que componen la plantilla del centro de La Rioja, 204 de ellos se prejubilarán, 152 tienen opción de trasladarse a la fábrica de puros y puritos mecanizados de Cantabria, 32 a la factoría de Imperial Tobacco en Alemania, 106 a las dos de Polonia y 25 a las áreas de ventas y oficinas centrales en Madrid”.

Y añade que los trabajadores que no deseen trasladarse o no entren en los cupos de las plazas ofertadas, podrán acogerse a una baja incentivada.

De forma complementaria, Altadis trabaja en la puesta en marcha de un programa de recolocación externa y medidas sociales de acompañamiento en la fábrica de La Rioja, encargado a empresas especializadas.

Todas las condiciones previstas en el preacuerdo alcanzado serán las mismas que las contempladas en el expediente de regulación de empleo aprobado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en marzo de 2009, “al tratarse de causas muy similares a las que lo motivaron”, recoge el comunicado.

Altadis anunció el pasado 19 de enero la puesta en marcha de un plan de reestructuración que implica el cierre de la citada fábrica para “evitar la pérdida de eficiencia y competitividad de la compañía ante la compleja situación que atraviesa el mercado del tabaco en España y en otros mercados”.

En febrero, Altadis decidió cerrar la fábrica riojana el 31 de diciembre de este año y no el 30 de junio, fecha que la tabacalera había previsto para el cierre inicialmente.

Según la compañía, en España, concretamente, ha sufrido una caída de ventas en volúmenes de cigarrillos de más del 45 % en los cinco últimos años.

Este descenso se debe, fundamentalmente, a la influencia de dos factores que se han agravado en ese período: la presión regulatoria sobre el tabaco y el considerable aumento del comercio ilícito, provocado en gran medida por la situación de crisis económica y cuyo índice se estima actualmente en el 10,6 % de las ventas legales.

Los sindicatos tildan el acuerdo de "agridulce"

El secretario general de UGT en La Rioja, Juan José Bárcenas, ha calificado de “agridulce” el acuerdo alcanzado en Altadis entre la empresa y los sindicatos, mientras que su homologo de Comisiones Obreras, Jorge Ruano, ha señalado que es fruto “del margen que nos deja la Ley”.

Ambos se han referido a este asunto, preguntados por los periodistas, en una comparecencia de prensa, en la que han animado a la participación en la manifestación del Primero de Mayo.

Bárcenas ha señalado que con Altadis se ha logrado una “salida adecuada para muchos trabajadores” con las prejubilaciones y traslados a Santander y Alemania, aunque “nos preocupan los 60 a los que no se les ha podido dar una solución adecuada”.

El secretario general de UGT ha indicado que en el “escenario en el que nos encontrábamos era la mejor salida posible”, con una “negociación dura y un tira y afloja constante”, para al menos conseguir “incrementar el número de trabajadores que tenían cobertura y mejorar las indemnizaciones”.

Por su parte, Ruano ha reflexionado que con 'Altadis' lo que se ha hecho “es el margen que nos deja la legislación actual”, ya que “nos hemos tenido que plegar porque no queda otra a la reforma laboral y al periodo de consultas marcado, en el que una empresa con beneficios no tiene que dar cuentas, ni someterse a la autoridad laboral, ni ha presentar sus datos”.

El acuerdo “es lo que nos deja la Ley”, por lo que “hay que cambiar la Ley, ya que sino estamos abocabos al fracaso”. “Es una situación en la que una empresa, con beneficios demostrados, decide marcharse a otro lado y dejar desierto este país, y abandonar una producción que ha sido importante durante años”.

No obstante, el secretario general de CCOO ha “saludado” el acuerdo “arrancado” por el Comité de Empresa que “mejora el que tenían anteriormente”, pero “el gran problema es que seguimos consintiendo que las grandes empresas campen a sus anchas en nuestro país”.

Para evitar casos como el de Altadis y otros que se han producido en La Rioja y se siguen produciendo han abogado por política industrial adecuada para lo que reclaman la implicación de las administraciones públicas.