Primero de Mayo

Las estrategias sindicales que vienen

CC OO propone intensificar la negociación de convenios y UGT potenciár más las movilizaciones

Las centrales también pretenden reconvertirse para recuperar la representatividad perdida

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo (izquierda) y Pepe Álvarez, respectivamente.
Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo (izquierda) y Pepe Álvarez, respectivamente. EFE

"Comisiones Obreras (CC OO) llevará a cabo una fuerte ofensiva en defensa de la negociación colectiva”, anunciaba recientemente secretario general, Ignacio Fernández Toxo, ante la última reunión Consejo Confederal del sindicato que reúne a sus máximos dirigentes.

El primer sindicato del país –que exhibe estos días una ventaja de 8.850 delegados más que UGT, la segunda central por representatividad– apostará por una estrategia negociadora de cara al próximo proceso electoral y a la próxima legislatura. Negociación de convenios en las empresas, en los sectores, en las administraciones públicas y, de forma bipartita, con la patronal, según ha reiterado Toxo.

Y en esta estrategia, el incremento salarial para atajar la desigualdad y la pobreza laboral –aquella de quienes sí tienen empleo pero precario– tendrá un papel central. Según un estudio del Gabinete Económico del sindicato, entre 2009 y 2014, además de la destrucción de más de 3,5 millones de empleos, los salarios han caído en España un 5,3%; mientras que los sueldos del 10% de los trabajadores que cobran menos han caído un 25,6%. CCOO pretende así hacer de las negociaciones salariales el centro de sus reivindicaciones en las empresas y en los sectores, donde los sindicatos están logrando elevar más los salarios.

Por su parte, la llegada de Josep María Álvarez a la secretaría general de UGT, podría traer también un cambio en la estrategia de este sindicato. Este cambio estaría marcado por invertir la tendencia de negociación que han venido llevando CC OO y UGT en los últimos años. Según las palabras del propio Álvarez, “habría que cuestionar la negociación como único elemento de avance”, lo que significaría retomar las movilizaciones como primer arma de presión para lograr sus reivindicaciones en materia laboral y social, que son compartidas con CC OO.

“Puede ser que (la negociación) en lugar del principio sea el final”, dijo Álvarez la pasada semana; para suavizar después este planteamiento precisando que este cambio no significa que UGT vaya a apostar sistemáticamente por la confrontación ni que vaya a convertirse en una organización antisistema.

En cuanto a los contenidos de estas estrategias, además de la lucha contra la pobreza y la desigualdad –que marcaron la jornada del Primero de Mayo de ayer– los sindicatos quieren que en la próxima campaña electoral, primero, y en la próxima legislatura, después, el nuevo Gobierno diseñe un plan de reindustrialización de España;un nuevo modelo impositivo y de financiación autonómica que evite nuevos recortes.

Los dos sindicatos mayoritarios pretenden también dar nuevos pasos hacia su reconversión, que les permita recuperar la representatividad perdida. Según los resultados del último proceso electoral la representatividad conjunta habría caído desde cotas superiores al 80% a menos del 70% del total de trabajadores, en favor de otros sindicatos menores. Precisamente, en este escenario, el sindicato de funcionarios CSIF pretende cambiar la ley para que se rebaje del 10% al 5% el umbral de represtentatividad exigido para participar en el diálogo social.