Cuentas públicas

Así quedan los nuevos objetivos de déficit autonómicos

Hacienda comunica que desbloqueará los recursos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA)

El Gobierno concede 12.300 millones de margen fiscal a las comunidades hasta 2019

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha comunicado oficialmente los nuevos objetivos de estabilidad entre 2016 y 2019. El límite de déficit para este año aumenta del 0,3% al 0,7% del PIB y también se suavizan los topes para los próximos tres años. La nueva senda supone un margen adicional acumulado de 12.300 millones. Las comunidades del PSOE y Cataluña votaron en contra de la nueva senda de consolidación fiscal.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado hoy empezó en un ambiente menos tenso que la reunión del pasado 15 de abril, aunque el clima se fue caldeando ante las críticas que realizaron las comunidades del PSOE a Cristóbal Montoro. El ministro de Hacienda presentó a los consejeros autonómicos del ramo una suavización de la senda de déficit público. El objetivo de déficit se amplió del 0,3% al 0,7% del PIB para este año, lo que supone un margen adicional de 4.500 millones.

Montoro también comunicó la nueva senda para los próximos años. El límite de 2017 pasa del 0,1% al 0,5% y, el de 2018, del 0% al 0,3%. Para 2019, Hacienda exige que las cuentas se encuentren en equilibrio. En el conjunto de los cuatro años, el mayor margen fiscal supera los 12.300 millones de euros. A pesar de la relajación de los objetivos de déficit, se produjeron fuertes discusiones.

Por un lado, se votó el nuevo límite del 0,7% para este año, que registró siete abstenciones, siete apoyos y tres votos en contra de Baleares, Valencia y Cataluña. En la votación de la senda 2017-2019, las comunidades gobernadas por el PSOE en solitario o en coalición (Asturias, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Baleares y Aragón) se opusieron en bloque a los nuevos máximos y defendieron que les correspondía un mayor margen. Un argumento que también defendió Cataluña. Las cinco comunidades gobernadas por el PP (Galicia, Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja) apoyaron la propuesta del Gobierno. A pesar de que los noes superaron a los síes, la senda de consolidación fiscal fue aprobada porque Hacienda tiene un voto cualificado y le basta el apoyo de una comunidad para sacar adelante sus propuestas.

Más allá de los nuevos objetivos de déficit, la relación entre Hacienda y las comunidades está marcada por la exigencia del Gobierno central de que las comunidades que incumplieron el objetivo de déficit aprueben acuerdos de no disponibilidad del gasto. Montoro remitió a 12 comunidades una carta el pasado 6 de abril exigiendo la aplicación de esta medida. Sin embargo, tras realizar una ronda de reuniones bilaterales con las comunidades afectadas, Castilla y León y Madrid han quedado liberadas de aplicar el acuerdo de no disponibilidad. Ello es así porque Hacienda entiende que ambas comunidades están en disposición de cumplir el objetivo de déficit público sin necesidad de aplicar ningún ajuste.

 Hacienda empezará a desbloquear la próxima semana los recursos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en la medida en que las comunidades autónomas ya han negociado con el Gobierno central su intención de aprobar acuerdos de no disponibilidad. El acuerdo todavía no se ha cerrado con Castilla-La Mancha y Valencia, aunque el Ejecutivo se muestra optimista. Montoro insistió en que no pide recortes a las comunidades, sino limitar el aumento del gasto público.