Espai Barça, mitos culés y futuros patrocinadores

Soy culé de toda la vida. Mis abuelos maternos me llevaban a principios de los setenta al Camp Nou cuando Johan Cruyff (que en paz descanse) y Johan Neeskens nos deleitaban. Entonces sólo podían jugar dos extranjeros por equipo. Por supuesto también disfruté de Maradona hasta que Goikoechea le lesionó, y de la dorada época de los noventa. El verdadero dream team entrenado por Cruyff de la época post-Bosman: Zubizarreta, Koeman, Guardiola, Laudrup, Romário, Bakero, Stoichkov, Eusebio, Salinas, etc. consiguieron cuatro Ligas consecutivas y la primera Copa de Europa en Wembley. Y el récord mundial de Guardiola de lograr seis títulos en 2009 -- Liga, Copa del Rey, Champions, Supercopa España, Supercopa UEFA y la Copa Mundial de Clubes. El denominado "sextete" que no ha conseguido ningún otro equipo ni entrenador en la historia. Guardiola además ganó 14 títulos en sus cuatro años de entrenador, siendo elegido mejor entrenador a nivel internacional en 2009 y 2011.

Preferí siempre al FC Barcelona sobre el Real Madrid. No solamente por ser de Barcelona y catalán y español. También nos dolía que nos contaban que durante el régimen franquista se favoreció al Real Madrid en materia de fichajes internacionales (Kubala al FC Barcelona, pero Puskás y Di Stéfano al Real Madrid) y en arbitrajes. También es cierto que recurriendo a Wikipedia tengamos que aceptar los culés que el Madrid se fundó en 1902, que Franco era del Atlético de Aviación (Atlético de Madrid actual) y que durante los primeros diecisiete años del franquismo el Real Madrid ganó menos títulos que el Barcelona, Valencia, Athletic y Atlético. Y que logró su primera Liga dieciseite años después de que el caudillo se hizo con el poder derrotando con crímenes de guerra a la República, dejando el estadio de Montjuic casi en ruinas hasta que logramos las Olimpiadas de 1992. Pero la polémica política de fichajes internacionales y arbitrajes se acabó con la transición. Los que no estén de acuerdo que recurran a fuentes independientes.

El Real Madrid de los galácticos nunca me ha gustado. Tiene mucha calidad de juego y logra brillantes resultados. Pero muchos de sus jugadores son vedettes con grandes egos o histriónicos en materia de faltas. Y el FC Barcelona de Guardiola triunfó porque el ex entrenador del Barça y Bayern de Munic inculcó humildad, perfeccionismo, sacrificio y sentido de equipo incluso a Messi, y con el taca-taca consiguió no solamente ganar 14 títulos en 2008-2012 sino cambiar el estilo de juego de equipos europeos del máximo nivel. Y además con alineaciones con muchos jugadores catalanes o criados en Cataluña en la alineación titular: Iniesta, Xavi, Puyol, Piqué, Sergi Busquets y de la cantera, incluyendo a Messi.

Pero a mí me gustan los deportes en EEUU porque es algo aburrido que la Liga española en los últimos quince años casi siempre acabe siendo cosa de dos, FC Barcelona o Real Madrid, con alguna excepción hasta la recta final de temporada como Valencia o Atlético de Madrid o las ligas del Coruña. Por ello no entiendo la renovación del Camp Nou, que se empezó a proyectar en 1950 y se construyó entre 1954 y 1957, siendo presidente Francesc Miró-Sants y arquitecto Francesc Mitjans, su primo. Contamos con un aforo de 99.000 personas. Se va a renovar el Camp Nou y construir un gran polideportivo. Hay mucho culé que sigue al FC Barcelona por televisión en abierto o cerrado, especialmente el que no puede permitirse ser socio o comprar entradas para buenos asientos. El Camp Nou es el estadio con mayor aforo de Europa y el quinto del mundo, superando holgadamente a Wembley, Maracaná y el Santiago Bernabeu. Está catalogado por la UEFA como estadio élite. Entiendo que el proyecto de ampliación impulsado por Joan Laporta en 2007 no se pudo llevar a cabo. Se suspendió porque el Ayuntamiento de Barcelona tardó tres años para otorgar la licencia para recalificar los terrenos. El proyecto impulsado por Laporta exigía que cumpliera dos requisitos: afectar en lo mínimo la celebración de partidos y respetar la estructura de 1957. Lo ganó Norman Foster y quiso también honrar a Gaudí. También entiendo que en abril de 2014 más del 70% de los socios (pero sólo votaron el 37% del total) aprobaron en referéndum el proyecto Espai Barça, que implica la remodelación del Camp Nou y la creación de un nuevo estadio polideportivo. Pero las obras no empezarán hasta 2017 y se concluirán supuestamente en 2021.

Quizás los patrocinadores actuales esperan una afluencia de turistas extranjeros que quieran ver en directo las proezas de Messi, Neimar y sus compañeros de alineación, así como de los equipos del FC Barcelona de baloncesto, hockey, balonmano, dónde jugó el merecidamente defenestrado Urdangarín. Y que se construirán seguramente mejores museos y pavellones para los equipos de la cantera del FC Barcelona en fútbol, baloncesto, etc.

En Estados Unidos estadios construídos en los años 40, 50, 60 se han sustituído por otros nuevos con el patrocinio de grandes empresas que dan nombre al estadio. Estudios académicos rigurosos realizados durante los últimos años demuestran que, con algunas excepciones, salen perjudicadas las clases medias y bajas con los nuevos estadios, y el condado y estado dónde están ubicados tienen que sufragar parte de la construcción, otorgar deducciones fiscales o pagar pérdidas. Algunos ejemplos ordenados no académicamente de mejor a peor resultado patrocinio-resutado deportivo en los últimos años son: Bank of America (Carolina), CenturyLink (Seattle), Gillette (New England/Boston), Heinz (Pittsburgh), Metlife (2 equipos New York) M&T Bank (Baltimore), Lucas Oil (Indianapolis), AT&T (Dallas) Lincoln Financial (Philadelphia), Levi's (San Francisco), Fedex (Washington, DC), Mercedes Benz (New Orleans), Qualcomm (San Diego), Nissan (Tennessee), Ford Stadium (Detroit), NRG/antigua Enron (Houston).

Los jugadores del FC Barcelona ya lucen en sus uniformes logos y emblemas de empresas multinacionales y de otros países. No quiero ni pensar cuál será el nombre y publicidad prioritaria cuando se estrene el nuevo estadio. Quizás para entonces se habrá acabado la Sagrada Familia, cuyo retraso por lo menos es justificable porque se financia únicamente con fondos privados. Se podría llamar Estadio Gaudí, pero si se rechazó bautizar al Camp Nou con el nombre del fundador del club, Joan Gamper, no creo que fructifique esa idea. Esperemos que en 2017 tengamos menos dependencia energética porque habremos apostado por -- además de las renovables -- el gas de esquisto, construir más nucleares, el gaseoducto Midcat, plantas de regasificación de gas natural licuado y la interconexión de nuestra red eléctrica con Francia. De lo contrario quizás Qatar nos ayude a encontrar petróleo debajo del Camp Nou. Pero entonces haría falta construir un nuevo estadio.

Espero que mis amigos culés me perdonen. Se puede encontrar una perla deportiva que combina humildad, éxito deportivo, económico, financiero, tradición, mantenimiento de la estructura original del estadio y capacidad de competir con los mercados de televisión mayores de EEUU. Se trata del equipo de los Green Bay Packers de fútbol americano. Empezaron jugando en un estadio con aforo de 25.000 en 1925. El actual estadio de Lambeau Field se construyó en 1957 con una emisión de bonos y costó 960.000 en dólares actuales. Green Bay ha ganado 11 Ligas de fútbol americano (récord) antes de la fusión de dos conferencias que creó la NFL (1970) y cuatro Super Bowls (Liga fútbol americano actual) desde entonces. Prácticamente toda la población de Green Bay (104.000) cabe en el estadio de Lambeau. Wisconsin es además un estado poco poblado. El equipo es propiedad de sus accionistas, ninguno de los cuáles puede tener más del 5% de las acciones. Las casas se pintan con los colores del equipo. Hay cola para convertirse en socio, y los padres intentan que sus hijos lo sean al nacer. En 2003 se renovó el estadio mediante una tasa sobre los socios, una emisión de bonos y un aumento del IVA del condado de Brown. Ya se ha amortizado dicha mejora. Desde 1960 no ha quedado vacío un asiento en el estadio en ningún partido. Es decir los socios ocupan sus asientos sin falta. Y la lista para convertirse en socio supera los 115.000. Es evidente que una ciudad (Green Bay) con una población de 104.000 habitantes y un estado (Wisconsin) con 5,7 millones tiene difícil competir con Barcelona (población 1,6 millones) y Cataluña (7,5 millones). Y además el FC Barcelona se fundó en 1899. Pero ambos son más que un club y brands internacionales potentes. No dudo que el FC Barcelona seguirá siendo mucho más conocido mundialmente. Pero en otros sentidos --- humildad, éxito financiero, tradición -- habrá que esperar para poder emitir un juicio.

Normas