Acciona logra un amplio cumplimiento de su plan 2010-2015

Hacia una economía baja en carbono

Acciona abre una nueva etapa con el horizonte del año 2020

Aerogenerador de Acciona instalado en un parque eólico.
Aerogenerador de Acciona instalado en un parque eólico.

Acciona tiene como objetivo declarado liderar la transición hacia una economía baja en carbono. Y a este propósito la compañía española de promoción y gestión de infraestructuras y energías renovables se ha aplicado apoyada en su plan director de sostenibilidad 2010-2015, del que hace balance y que arroja un amplio cumplimiento de los objetivos establecidos y significativos logros tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. La compañía abre ahora una nueva etapa con el horizonte del año 2020.

El planteamiento del plan director ha requerido alinear los recursos internos y la organización en torno a la sostenibilidad para trasladar ese concepto a toda la actividad de la compañía, reconocen desde Acciona, que explican que solo así se podían conseguir los ambiciosos objetivos cuantitativos fijados, especialmente en lo que respecta a consumo de energía y agua y la reducción de emisiones.

El grupo ha reducido sus emisiones totales generadas más de un 40% entre 2010 y 2015

El plan 2010-2015 se articuló en torno a nueve ejes de actuación. El primero de ellos, el de las personas que forman el equipo de la compañía. La seguridad y la salud en el trabajo y evitar los accidentes laborales ha sido la prioridad para el grupo, que en este tiempo ha conseguido reducir un tercio el índice de frecuencia de accidentes laborales.

En este eje de actuación, Acciona destaca además la integración laboral de personas con capacidades diferentes, que en 2015 alcanzó el 3,55% de la plantilla (compuesta actualmente por 32.147 empleados). Asimismo, se ha vinculado un porcentaje de la retribución variable a la consecución de los objetivos 2010-2015, lo que para la empresa refuerza el compromiso y la implicación de la plantilla.

Un segundo eje de actuación del plan ha sido el entorno. El grupo ha reducido sus emisiones totales generadas más de un 40%, desde 1,1 millones de toneladas de CO2 en 2009 hasta 0,6 millones de toneladas en 2015. Y gracias a la producción de energías renovables, Acciona ha pasado de evitar 8,7 millones de toneladas de CO2 en 2009 a evitar 17,2 millones en 2015. En cuanto a la huella hídrica, la compañía, que se había propuesto multiplicar por cinco la contribución positiva de agua, ha logrado en este periodo multiplicarlo por 6,4 y conseguir una contribución neta de casi 500 hectómetros cúbicos.

Otro apartado destacado del plan ha sido el de la innovación. La cifra acreditada de innovación de Acciona en el periodo 2010-2015 ascendió a 876 millones de euros, un 75% por encima de los 500 millones marcados como objetivo. Y cifra el ahorro de las innovaciones aplicadas a la mejora de procesos en 86,8 millones de euros.

La compañía ha actuado también durante este periodo en la cadena de valor. Así, gracias al plan, Acciona cuenta con unos principios éticos y un rating de desarrollo sostenible asignado al 78% de los proveedores recurrentes con facturaciones al grupo superiores a los 100.000 euros al año. Además, se ha incorporado una guía y un catálogo de compra sostenible que incluye más de medio millar de artículos.

La metodología de gestión del impacto social de sus proyectos ha sido implantada en un total de 47 proyectos en 18 países. Un compromiso social que se complementa con la actividad de la Fundación Acciona Microenergía, que lleva electricidad a zonas rurales aisladas de Perú y México a partir de sistemas fotovoltaicos, del que se benefician más de 30.000 personas. Además, el desarrollo del voluntariado corporativo ha pasado de 2.500 horas en 2012 a 23.800 horas en 2015. En el área de buen gobierno, se ha mejorado el código ético de conducta y se ha renovado el programa de prevención de delitos y anticorrupción.